Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

El Serrallo, ¿hacia un barrio sin ley?

Es necesario un plan integral que ataque la problemática desde todas las vertientes que causan la degradación.

 

Diari de Tarragona

Whatsapp

El Serrallo ha disparado todas las alarmas. La okupación ilegal de pisos, un fenómeno que comenzó a detectarse hace unos tres años, ha alcanzado unos niveles que amenazan con degradar la convivencia en el barrio marinero de Tarragona hasta límites muy preocupantes. Los mecanismos de okupación de las viviendas son tan cotidianos que incluso se sospecha de la existencia de mafias o grupos organizados que han convertido este modus operandi en un suculento negocio. Hay diversas modalidades, bien sea la okupación directa de un piso que se sabe vacío, bien sea el realquiler de viviendas que las citadas mafias copan a precios de derribo. Las prácticas son tan escandalosas que algunos vecinos de toda la vida se han apuntado al método y también se han lanzado a vivir de okupas, una práctica mucho más económica, al menos a corto plazo. Todo este conjunto de prácticas perversas ha generado un caldo de cultivo que ha ido degradando la clase de inquilinos que se instalan en los inmuebles. La consecuencia subsiguiente ha sido el trapicheo de drogas, la aparición de pisos patera donde el tráfico de estupefacientes es más que habitual y, finalmente, la inseguridad ciudadana generada por las broncas y peleas callejeras derivadas del consumo de drogas. La Asociación de Vecinos ha expresado su preocupación y ha manifestado la necesidad de actuar con firmeza para cortar estas prácticas que llevan camino de convertir al Serrallo en un barrio sin ley. 
Estamos a tiempo de actuar antes de que sea demasiado tarde. Sin embargo, no hay una solución fácil de implementar. No estamos ante un problema estricto de seguridad ciudadana que pueda atajarse con mayor presencia policial. Nos encontramos ante la necesidad de atajar la degradación de las viviendas con actuaciones urbanísticas y sociales, ante la necesidad de implantar centros y establecimientos que inyecten atractivo y valor convivencial a un barrio estratégico para la ciudad. El Serrallo requiere de un plan integral que actúe en todos los frentes antes de que sea tarde.

Temas

Comentarios

Lea También