Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

El adiós de Obama

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

Barack Obama se ha despedido con un emotivo discurso, propio del gran orador que encandiló a millones de personas.

Confieso ser una de ellas. Seguí sus discursos desde que era candidato, compré sus dos libros autobiográficos y esperé mucho del primer presidente negro de Estados Unidos con una vida apasionante. En 1984 era un estudiante que fue a Washington con un grupo que protestaba contra los recortes de Reagan a los universitarios. Entonces vio por primera vez la Casa Blanca, en la que entraría 25 años después.

En estos ocho años ha reconducido las relaciones con Irán y Cuba, eliminó a Bin Laden, ha mejorado la asistencia sanitaria para 20 millones de americanos pobres, ha impulsado la economía.

Pero no eliminó la vergonzosa pena de muerte, ni la proliferación de armas, ni logró avances para Oriente Medio y África. En conjunto, un balance modesto que su sucesor puede hacer bueno.

Temas

  • LA PLUMILLA

Lea También