Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

El aeropuerto de Castellón

No conozco ningún país del mundo con semejante infraestructura viaria
Whatsapp

Probablemente, Carlos Fabra esté presumiendo en su reclusión carcelaria del primer despegue desde el aeropuerto de Castellón: «¿No os decía yo que eso iba a funcionar?», exclamará ufano ante sus colegas de chirona.

Los que no creo que lo tengan tan claro son los futbolistas del Villarreal, auténticos conejillos de indias del experimento, quienes no han podido ni tomarse un bocadillo en un aeropuerto que ignoro si tiene aseos públicos en condiciones.

Eso ni es rentable ni tiene posibilidades de llegar a serlo. En España existe medio centenar de aeropuertos, algunos a 60 kilómetros unos de otros, y no le sale las cuentas ni a media docena de ellos. ¿Para qué tantos aeropuertos en un país con distancias accesibles por tren y por carretera?

Es más. Hay trayectos de más distancia que pueden hacerse tanto por ferrocarril –AVE u otros de alta velocidad– como por dos o tres autovías y autopistas en un tiempo récord. Personalmente, no conozco ningún país del mundo con semejante infraestructura viaria.

Por eso, no veo ningún motivo para presumir de un nuevo aeropuerto que hará perder más dinero a las arcas públicas. En una época de crisis, austeridad y recortes, tener que quitar el dinero de educación, sanidad y políticas sociales es un desastre; pero gastarlo en cambio en autopistas por las que no circulan coches y en aeropuertos sin viajeros es una auténtica ignominia.

Por ello, también, los políticos que pomposamente inauguraron hace casi cuatro años este aeropuerto fantasma están unos en la cárcel, otros desaparecidos de la política y el resto ocultos debajo de la cama.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También