Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

El año de la desconexión

El PP sigue instalado en sus errores, el PSOE no tiene ideas y el independentismo agota su magia mientras siguen los problemas reales

Whatsapp

Desconexión es la clave de este 2017. Más allá de la realidad y legalidad del prometido referéndum, nuestros políticos siguen desconectados entre ellos y mucho más de la realidad de la vida diaria de tanta gente.

Tras un año de parálisis electoral, el Gobierno de Rajoy ha aprendido bien poco. El PP sigue instalado en sus errores, empezando por el enmascaramiento de la corrupción, y encastillado en la tozudez frente a las demandas independentistas y a las de un Parlamento en el que está obligado a pactar. El inmovilismo nunca es buena política. Rajoy demanda una legislatura completa, pero depende de él y su partido promover políticas compartidas por otros y que empujen las muchas reformas que España necesita. Puigdemont sigue la hoja de ruta de la desconexión. Presión ante la falta de diálogo, pero el independentismo agota su magia mientras perviven los problemas y las demandas reales de una Catalunya que necesita soluciones y pactos urgentes.

El PSOE se ha desconectado de sí mismo y su crisis es la de una socialdemocracia sin ideas. Desconectados andan los nuevos partidos, enfangados en asuntos internos tan propios de la vieja política. Europa sufre desconectada por el Brexit, de espalda a los refugiados y cercada por los populismos que ya auparon a Trump a la Casa Blanca, una amenaza para quienes no comparten una política espectáculo repleta de racismo y sexismo.Un problema para todos en 2017.

Temas

  • EDITORIAL

Lea También