El antivacunas converso

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
El antivacunas converso

El antivacunas converso

Tengo una amiga médica que trabaja en la UCI del Hospital Joan XXIII de Tarragona y la semana pasada, sin poder contener la indignación ante un cartel antivacunas pegado en una farola, decía que le gustaría que esa gente se diera una vuelta por el hospital. Me he acordado de ella y de cuánta razón tiene al leer que el líder del movimiento antivacunas en Italia, Lorenzo Damiano, se ha convertido en el mayor adalid de la campaña de vacunación tras contagiarse de Covid y pasar una semana en la UCI de un hospital.

Y no crean que se ha tratado de una conversión sencilla; el individuo, de 56 años, abogaba por procesar a los científicos, políticos y periodistas que animan a los ciudadanos a ponerse la inyección contra la Covid. Pero nada como sufrir en las propias carnes los estragos que causa esta enfermedad para reconocer errores. Y así, el nuevo converso compareció en la televisión italiana como el máximo apóstol de las inoculaciones: «Haré saber al mundo entero lo importante que es seguir la ciencia.

A veces es necesario pasar por una puerta estrecha para entender cómo son las cosas. Vacunaos todos. Yo lo haré», insistió. Escribo estas líneas después de colgar a una persona que ha llamado al Diari para acusarnos de que, junto a los médicos y los políticos, estamos «apoyando un genocidio al animar a la gente a vacunarse». De nada ha servido decirle que la vacuna ha salvado miles de vidas y que la gran mayoría de quienes ahora necesitan hospitalización no están vacunados.

Espero que este señor no tenga que pasar por la UCI, como Lorenzo Damiano, para reconocer la importantísima labor de médicos y científicos.

Temas

Comentarios

Lea También