Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El anuncio del anuncio

Aún no conocemos el día a partir del cual las posibilidades de sobrevivir no variarán en función de a qué hora le dé a uno por infartarse
Whatsapp

La Generalitat anunció ayer que el conseller de Salut, Boi Ruiz, vendrá a Tarragona el 29 de enero a anunciar cuándo la Unidad de Hemodinámica del Joan XXIII pasará a funcionar las 24 horas. Ya la pasada semana el propio delegat del Govern, Joaquim Nin, nos dio un anticipo:no concretó el día, pero sí anunció que el conseller haría el anuncio antes de acabar este mes. En ambos casos, la Generalitat ha anunciado un anuncio. Como si fuegos artificiales pudieran a estas alturas distraer a una sociedad adulta y ciertamente harta. O como si en comarques tuviéramos que sentirnos honrados por el hecho de el conseller vaya a desplazarse hasta Tarragona para llevar a cabo tal revelación. Un mal enfoque, a mi jucio.

Más aún viniendo de un Govern que, pese a la evidencia, ha negado que la decisión se haya tomado –ni siquiera acelerado– por la muerte, el día de Navidad, de Enrique Gherón. Y más todavía viniendo del mismo Boi Ruiz que duda que aquel trágico desenlace tuviera que ver con el horario limitado de la Unidad, porque ésta «cierra a las 20 horas y él ingresó en urgencias a las 19.06», de modo que «si le derivaron a Bellvitge sería por otros criterios». Ni 24 horas tardó la viuda del fallecido en recordarle que desde que uno entra en urgencias hasta que se completan las pruebas diagnósticas pasa un rato.

A todo esto, seguimos sin conocer la única fecha que importa, que no es la de la mesiánica visita del conseller, sino obviamente la de entrada en vigor de la medida. El día, en fin, a partir del cual las posibilidades de sobrevivir no variarán en función de a qué hora le dé a uno por infartarse.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También