Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

El árbitro de fútbol gay

Joan Morales

Whatsapp

Jesús Tomillero es un joven árbitro de fútbol gaditano que en los últimos meses se ha hecho tristemente famoso, y no por sus actuaciones como colegiado -algo habitual en el mundo del fútbol- sino por su condición de homosexual. La valentía de este joven le ha llevado a convertirse en el primer árbitro autodeclarado homosexual en España y a presidir la Asociación contra la LGTfobia (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) en el deporte, aunque ello haya supuesto pasar a ser el centro de la diana de muchos energúmenos que cada fin de semana se dan cita en las gradas de un campo de fútbol para dar rienda suelta a sus instintos más bajos. Jesús Tomillero dejó el pasado mes de mayo el arbitraje, cansado de los graves insultos (la mayoría irreproducibles en estas líneas) que tenía que aguantar en los campos donde silbaba.

Los muchos mensajes de apoyo que recibió a posteriori -entre ellos uno de Iker Casillas- le hicieron recapacitar y volver a colgarse el silbato coincidiendo con el inicio de una nueva temporada. Pero la bajeza y cobardía de los homófobos ha recibido a este joven colegiado con más fuerza que nunca, llegando incluso a recibir amenazas de muerte a través de tuits, tanto públicos como privados. Lo más triste de esta historia de intransigencia es que Tomillero es árbitro de la Segunda División infantil de Cádiz. Es decir, que todos los insultos y vejaciones que ha tenido que aguantar han sido escupidos por la boca de personas que estaban presenciando un partido de fútbol en el que los protagonistas eran niños.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También