Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El asesino de Orlando

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

No hay ciudad más artificial que Orlando. La guía dice: «Solo existe gracias al universo de cartón piedra que le rodea, como si se tratase de un cinturón de ilusiones artificiales. Se ha construido para el consumo de sus atracciones».

Desde Walt Disney World, un parque de 110 kilómetros cuadrados de extensión, hasta Space Mountain, basada en las naves espaciales, todo es espectáculo y diversión para el turismo, con sus consiguientes hoteles, discotecas y salas de fiesta.

El simpatizante del Estado Islámico no pudo resistir tanto consumo de placer, siendo él un consumidor de odio. Desesperado por imponer sus ideas a los demás, adquirió un subfusil con el que causó la horrible matanza.

No disparó contra personas concretas, sino contra la sociedad, incrementando la serie inacabable de falsos redentores. Persiguiendo entrar en la Historia, entró en el Museo de los Horrores.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También