Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El campo y la calle Aribau

Antoni Coll

Whatsapp

En ‘El que la terra m’ha donat’, Lluís Foix desarrolla una idea: vivir en el campo ya no es desventaja, sino lo contrario: «Ya no existen desigualdades, todos salen de sus casas informados y opinados, incluso vistiendo igual. Uno puede vivir aquí como en la calle Aribau, pero con un plus: una mirada más tranquila, menos excitada, más comprensiva».
Con tantas calles como hay en Barcelona, cita Aribau, y yo reparo en que en una casa de esta calle nació Carmen Laforet, y la retrató en su novela ‘Nada’: un ambiente opresivo de postguerra, hambre, suciedad, maloliente, con visitas a una fila de balcones iguales. La protagonista preguntaba a sus moradores: «¿Qué te pasa?, ¿qué piensas?». Y la respuesta era: «Nada».

Creo que les faltaba ver el sol al levantarse.

Temas

Comentarios

Lea También