Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

El carné de conducir, más difícil

La huelga de examinadores está causando un grave quebranto al sector de las autoescuelas y a los candidatos al carné
Whatsapp

La obtención del carnet de conducir es una pequeña odisea que todo el mundo recuerda con sus más y sus menos. El proceso de obtención de la licencia para manejar vehículos a motor requiere una considerable inversión en tiempo y en dinero, además de tener que superar una prueba a la que se suele acudir con nervios y tensión. A la carrera de obstáculos habitual debe sumarse ahora la huelga de los examinadores. La protesta de los profesionales del sector tuvo ayer un seguimiento prácticamente absoluto en la provincia de Tarragona y, lo que es peor, amenaza con extenderse hasta finales de julio con un total de 19 jornadas de paro que podrán afectar a 1.500 personas sólo en Tarragona. Los examinadores reclaman un complemento salarial de 240 euros brutos mensuales que fue pactado años atrás y que todavía no se les ha reconocido. Denuncian también la escasez de plantilla a causa de los recortes de funcionarios por la crisis y por la fuga de funcionarios hacia otros puestos públicos mejor considerados. La Dirección General de Tráfico debería multiplicar los esfuerzos en busca de una solución al conflicto. Al margen de la afectación personal que implica no poder examinares en los plazos previstos, el paro castiga directamente al sector de las autoescuelas que, ante la reiteración del conflicto, se ven imposibilitadas de realizar una planificación de las clases, de las prácticas y de todo cuando conlleva su actividad. Una situación muy lamentable

 

Temas

Comentarios

Lea También