Más de Opinión

El debate pendiente de las renovables

NÚRIA PÉREZ

Whatsapp
NÚRIA PÉREZ

NÚRIA PÉREZ

Dos noticias de ayer y un mismo hilo conductor: los proyectos de energías renovables. La Diputació de Tarragona presentó ayer una guía para orientar a los ayuntamientos a encarar el alud de propuestas presentadas. Por otro lado, medio centenar de vecinos de la zona quemada por el incendio de la Anoia y la Conca de Barberà protestaron ayer contra la masificación de macroproyectos solares y eólicos en la zona. Los manifestantes aprovecharon la visita del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, para trasladarle sus preocupaciones y reclamar una moratorio.

El debate es oportuno. Uno de los grandes proyectos presentados por el territorio a los fondos europeos Next Generation EU, el de la Vall de l’Hidrogen de Catalunya, liderado por la Universitat Rovira i Virgili (URV) y con el polo petroquímico de Tarragona, como uno de sus principales activos, requiere de la generación de energías renovables en cantidad. Los primeros cálculos de EolicCat y UnefCat hablan de dedicar en exclusiva a esa tarea 1.460 MW de potencia instalada eólica, o 2.650 MW de fotovoltaica. Y si promueves un valle del hidrógeno verde pero quieres renovables, no tendrás aerogeneradores pero deberás tener torres de muy alta tensión.

La controversia hace tiempo que existe porque las comarcas de Tarragona son grandes productoras de energía en Catalunya pero, sin duda, crecerá por la tendencia a la descarbonización de la economía y la emergencia climática, lo que nos obliga a tener la máxima información y conocimiento técnico, diálogo y escucha activa de los más afectados.

Temas

Comentarios

Lea También