Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

El día clave

Antoni Coll

Whatsapp

Al final las cosas acaban sucediendo. Hoy asistiremos a un pleno del Parlament, rodeado por miles de manifestantes, en el que la oposición probablemente abandonará sus escaños y Puigdemont proclamará la República para alegría de la media Catalunya enfervorizada.

Se ha impuesto la línea dura de la CUP, la ANC y Omnium: independencia a cualquier precio. 
La salida de la UE, la marcha de muchas empresas, el empobrecimiento general, todo esto se considera un mal necesario y temporal para un futuro feliz. 

Lo peor, sin embargo, ha sido la división social, que aún se agravará mucho más con la probable suspensión de la autonomía. Es también probable que se cumplan las torpes amenazas previas de dirigentes del PP de encarcelar al Govern de la Generalitat. El Código Penal no resolverá un conflicto de emociones, sino que lo estimulará. Lamentablemente hoy somos pesimistas pensando que lo peor no ha llegado.

Temas

Comentarios

Lea También