Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El dolor de unos padres

Son muchos los detalles que estos días se han conocido de esta tragedia en mayúsculas
Whatsapp

Del reciente suceso de las dos jóvenes de Cuenca asesinadas, presuntamente, por el ex novio de una de ellas me han impactado muchas cosas. La más que presumible sangre fría del acusado, su premeditación, el dolor desgarrado de dos familias que han perdido a dos chicas que tenían toda una vida por delante... Son muchos los detalles que estos días se han conocido de esta tragedia en mayúsculas. Entre estos también incluiría la reacción de la familia de Sergio Morate, el joven detenido en Rumanía como presunto autor de tal salvajada. «Abominación de hombre», «mente perturbada», «terrible demencia», «diablo». Estos son algunos de los calificativos que los propios familiares de Morate le dedicaron en la página web de su negocio familiar de muebles y en sus redes sociales, cuando el joven aún no había sido ni siquiera detenido en Rumanía. Intentar entender o calibrar el dolor que pueden sentir los padres de las dos jóvenes asesinadas es imposible, pues es una situación extrema sobre la que no se puede opinar si no la vives en tus propias carnes. Pero también lo es ponerse en la piel de unos padres que ven como su hijo es acusado de ser un ‘monstruo’ que ha acabado con la vida de dos mujeres y ha sido capaz de enterrarlas en cal viva. Me quito el sombrero ante la reacción de los familiares de Morate y ante su enorme empatía hacia los padres de las jóvenes asesinadas. Por muy duro que sea para ellos, han sido capaces de pedir perdón, aunque para ello se hayan tenido que llevar por delante la presunción de inocencia de su hijo y hermano.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También