Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El don de la inoportunidad

Por muy antimonárquico que se sea, sólo por motivos estratégicos, ahora ´no toca´ importunar al Rey, un gran aliado de TGN.

Whatsapp

El plenario del Ayuntamiento de Tarragona debatirá hoy y, con toda seguridad descartará, una moción presentada por la CUP para que se descuelgue el cuadro del Rey Felipe VI que preside el salón de plenos del Consistorio. La iniciativa sólo contará con el apoyo (además de sus promotores) de ERC e ICV. Los tres partidos del equipo de gobierno votarán en contra (PSC, PP y Unió) al igual que Ciutadans y la antigua Convergència (actualmente PDECat). Su portavoz, Albert Abelló, aunque la monarquía no se encuentre entre el ideario de su formación, ha hecho gala de un sensato sentido práctico de la política y ha despachado el asunto con un contundente argumento que convendría que se aplicaran todos los grupos municipales: «Tenemos mucho trabajo por delante y no podemos perdernos en estos detalles». El mal profundo de Tarragona está en que sus representantes andan perdidos de forma constante en los detalles. No hace falta ser ningún gran estratega político para adivinar que el momento más inoportuno para plantear la retirada del retrato del Rey es precisamente ahora. Ninguna institución del Estado como la Monarquía ha dado su apoyo explícito a Tarragona, sobre todo en los todavía titubeantes Juegos del Mediterráneo. Por muy antimonárquico que se sea, sólo por motivos estratégicos, se adivina que ahora «no toca» importunar al Rey, un gran aliado. A no ser que tampoco se quieran los Juegos del Mediterráneo. Así vamos.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También