El emprendimiento verde se gana a los inversores

La sensibilidad creciente respecto al planeta ha ocasionado la aparición de un perfil de inversor también mucho más concienciado con la causa climática

Diari de Tarragona

Whatsapp
El emprendimiento verde se gana a los inversores

El emprendimiento verde se gana a los inversores

Gran parte de las empresas de todo el mundo están virando ya su estrategia hacia productos sostenibles y reciclados o apostando por energías renovables para atender a las demandas del planeta. Es el caso de Nike, que cuenta con una línea de productos de materiales sostenibles y que lucha para disponer de una cadena de suministro más responsable, o de Ikea, que ha ampliado el catálogo de productos elaborados a partir de materiales renovables y reciclados y que ha eliminado los plásticos de un solo uso.

Sin embargo, más allá de la adaptación de algunas compañías, hay empresas que ya nacen con la voluntad de cuidar del medioambiente. Es el caso de Ecoalf, una marca de ropa sostenible que fabrica gran parte de sus piezas a partir de plásticos reciclados extraídos de los océanos; o de Reby, empresa que proporciona soluciones de movilidad mediante el uso de patinetes eléctricos fabricados a partir de componentes reutilizables. Ahora bien, ¿cómo surgen estas ideas?

  • Un inversor más concienciado y menos especulativo

La sensibilidad creciente respecto al planeta ha ocasionado la aparición de un perfil de inversor también mucho más concienciado con la causa. Se define como un inversor estable, no especulativo, sensible a los riesgos y, sobre todo, determinado a generar impacto positivo en una sociedad cada vez más comprometida con el medio ambiente. 

El inversor actual busca una inversión más madura y a largo plazo

De este modo, se puede considerar que ha habido un cambio de mentalidad en el accionista, que busca una inversión más madura y a largo plazo. Esta actitud ha sido parcialmente animada por los incentivos llegados de la Unión Europea a través de los Fondos de Recuperación Europeos o por los mismos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), impulsados por la Organización de Naciones Unidas (ONU). 

Según un estudio realizado por CB Insights, las startups con una clara orientación sostenible se han visto beneficiadas en el último año, ya que se ha observado un incremento en sus inversiones. Curiosamente, una de las industrias más favorecidas ha sido la de las proteínas vegetales.

El cuidado del medio ambiente y el desarrollo económico no son conceptos opuestos

A nivel estatal, uno de estos ejemplos es Heura, una empresa que pretende fomentar los hábitos alimenticios con un menú 100% sostenible dejando de lado a los animales como intermediarios indispensables para conseguir productos cárnicos. Casos como este evidencian que, más allá de la implicación por parte de los inversores, también se requiere la de los consumidores. 

La sostenibilidad es un concepto ligado al presente y al futuro, que implica bienestar económico, social y ambiental. Esta implicación tridimensional empuja a la sociedad, al sector empresarial y a los accionistas a confiar y potenciar en el emprendimiento que trabaja para llegar a un equilibrio entre el medioambiente y el crecimiento económico.

Fàtima Vidal es profesora del Área de Estrategia y Emprendimiento UPF Barcelona School of Management

Temas

Comentarios

Lea También