Más de Opinión

Opinión Editorial

El enésimo fracaso del centrismo

Nos encontramos casi sin partido centrista, y sin que nadie tenga la tentación de reeditar de nuevo una aventura semejante

Diari de Tarragona

Whatsapp

Cuando un partido político experimenta las catástrofes consecutivas que ha sufrido Ciudadanos en poco más de un año (la caída de 57 escaños a 10 en el Parlamento español en las elecciones de noviembre de 2019 y el desplome de 30 diputados a 6 en las elecciones catalanas del pasado febrero), la decisión más acertada va más allá de la retirada de la política del líder que, con sus equivocaciones estrepitosas, ha provocado tal desastre.

En primera instancia, un naufragio de tanta envergadura invita al abandono, al reconocimiento de que se ha perdido la confianza de una mayoría tal de electores que ya no se justifica persistir en la tarea. Hay descréditos imposibles de remontar, fracasos insuperables, crisis que conducen irremisiblemente a la consunción. En el caso de Ciudadanos, ha habido numerosos abandonos pero los supervivientes, seguramente necesitados del estipendio público para sobrevivir, persisten en la idea de reconstituir su formación, aunque no se sabe cómo: Arrimadas promovió la moción de censura que sacaría al PP del poder en Murcia pero sostiene gustosa al PP en el poder tanto en Andalucía como en Castilla y León. Y tampoco ha habido cambios ideológicos de calado con relación a aquella posición extravagante de Albert Rivera cuando se negó a formar gobierno con el PSOE después de las elecciones de abril de 2019. En definitiva, C’s no tiene una posición definida, y ello puede costarle la supervivencia.

Rivera se negó y provocó la celebración de nuevas elecciones porque no se conformaba con ser vicepresidente de la nación: él quería ser el líder de la derecha. Lógicamente, aquel desafuero condujo directamente a C’s al abismo. Y de nuevo nos encontramos casi sin partido centrista, y probablemente sin ocasión de que alguien tenga la tentación de reeditar de nuevo una aventura semejante. La presión de las dos fuerzas radicales de derecha e izquierda, dejan el centro en apretada disputa PP-PSOE.

Temas

Comentarios

Lea También