Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

El extraño robo de los gegants de El Vendrell

No parece sostenible que un botín de tal magnitud pueda pasar desapericibido por mucho tiempo

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
El furgón robado con los dos gigantes en su interior.

El furgón robado con los dos gigantes en su interior.

La noticia no iría más allá de la anécdota si no fuera porque los gegants forman parte del patrimonio cultural más querido en muchas poblaciones de Catalunya. Y también de El Vendrell, donde la desaparición de Salvador y Teresa (así se llaman los personajes) ha provocado una considerable indignación y tristeza entre los vendrellenses. La prueba más palpable de lo que decimos queda recogida en el artículo que hoy publicamos de Marc Rodero, secretario y tesorero de la Associació de Gegants i Nans del Vendrell. Más allá de las íntimas emociones, hay datos objetivos que avalan el lamento por la desaparición. Los gegants de El Vendrell cumplen 90 años de existencia en el 2020. Su construcción fue sufragada por suscripción popular y se realizaron en uno de los talleres más afamados de Barcelona. La historia de Salvador y Teresa está llena de anécdotas y vivencias personales que llenarían un álbum de riqueza humana. Por todo ello es deseable que el caso pueda resolverse pronto y de manera feliz. Las circunstancias no dibujan un suceso difícil de desentrañar. Un remolque de cinco metros de longitud, profusamente pintado de colores llamativos y con un cargamento tan peculiar no parece fácil de ocular ni de transportar por el territorio de forma impune. Tampoco se entiende cuál puede se el móvil de los malhechores. Si se trata de una gamberrada podrían dar por finiquitada la acción y devolver íntegras las figuras. Los Mossos d’Esquadra no están para derrochar recusas en la resolución de desmanes jocosos de dudosa gracia. Y menos en estos días en los que la seguridad ciudadana se ha convertido en asunto principal de preocupación, sobre todo en Barcelona. El llamamiento a la colaboración ciudadana se ha extendido por todas las comisarías y localidades. Como decíamos, no parece sostenible que un botín de tal magnitud pueda pasar desapercibido por mucho tiempo. Entre todos debemos sumar esfuerzos  para poder zanjar a la mayor brevedad posible un episodio que no debería ir más allá de la mera anécdota veraniega.

Temas

Comentarios

Lea También