Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

El fin del dinero en efectivo

Algunos expertos y determinados partidos piden al menos la supresión de los billetes de 500 y de 200 euros, pero la decisión no llega
Whatsapp

Uno de los primeros síntomas de la corrupción creciente que nos ha embargado en los últimos años fue la sobreabundancia de los billetes de 500 euros, dinero negro que abundaba en la etapa más recalentada de la burbuja inmobiliaria y que procedía en muchos casos de transacciones ilícitas. En 2008, circulaban en España 113 millones de aquellos billetes, pero la propia crisis, el mayor control fiscal y la consigna de Hacienda de supervisar las transacciones han ido reduciendo su número, que en 2014 ya bajaba de los 76 millones. El problema no es sólo español: dos economistas de renombre, Kenneth Rogoff, de la Universidad de Harvard, y Willem Buiter, economista jefe de Citigroup, acaban de proponer la desaparición del dinero en efectivo, dejando como máximo los billetes pequeños y las monedas para transacciones de poca monta. Los dos opinan que la economía no repunta porque los grandes capitalistas evaden impuestos al realizar sus grandes operaciones en efectivo. A juicio de ambos, la supresión de los billetes acabaría con la evasión de impuestos, el lavado de dinero, el contrabando y otras actividades delictivas. Algunos expertos y determinados partidos piden al menos la supresión de los billetes de 500 y de 200 euros, pero la decisión no llega. Aunque la tendencia a su desaparición parece inevitable, habría que preguntarse si para progresar tenemos que quedar sujetos al escrutinio pormenorizado y agobiante de los Estados.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También