Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El final del periodismo

Nunca ha habido tantas informaciones sobrepuestas sin orden, valoración y comprobación

Enrique Arias Vega

Whatsapp

El anunciado cierre de los semanarios Tiempo e Interviú no sólo supone el final de ese tipo de magacines sino del periodismo como actividad especializada. Me explicaré. Los ciudadanos no necesitamos ya que unos profesionales específicos nos cuenten lo que pasa porque eso es algo que hoy día todo el mundo sabe al instante en esta sociedad globalizada e informatizada. Por eso nos hemos quedado sin semanarios como pronto nos quedaremos sin diarios. Hasta los informativos audiovisuales están compuestos, en gran parte, de vídeos realizados por gente anónima que se encuentra fortuitamente en el lugar de los acontecimientos.

No digo que eso sea bueno ni malo: simplemente es. Durante más de trescientos años, hemos sido informados de todo aquello que sucede por profesionales que buscaban noticias, las analizaban, las jerarquizaban y nos las transmitían. Hoy ese tipo de profesionales en gran parte está en el paro: cualquier persona, de las formas más diversas, nos cuenta lo que ocurre en cualquier lugar. Nunca ha habido tantas informaciones sobrepuestas sin ningún orden, valoración e incluso comprobación. Nunca hemos sabido tanto pero al mismo tiempo jamás hemos estado tan inseguros de lo que se nos cuenta.

Siempre ha habido manipuladores, ya sea por interés, ideología o negocio, y los ciudadanos han tenido que separar la paja del trigo. Hoy día, en cambio, la información ya no es patrimonio de una casta y se ha democratizado pero también resulta más complicada la tarea de contrastarla. Sin intermediarios especializados a los que confiar esa labor, nos corresponde a todos y cada uno de nosotros realizarla. A ver cómo nos apañamos.     

Comentarios

Lea También