Más de Opinión

El fondo no importa

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
ÁLEX SALDAÑA

ÁLEX SALDAÑA

Siempre me ha sorprendido –por decirlo de alguna manera– esa facilidad que tienen algunos de nuestros políticos para apoyar o rechazar propuestas teniendo más en cuenta de dónde vienen y quién las promueve que su contenido, con el riesgo que ello supone de negar a la población medidas que pueden ser positivas para la mayoría y que incluso ellos apoyarían. Ha vuelto a suceder estos días con el proyecto de Presupuestos Generales del Estado que aprobó el Gobierno el jueves. Todos los comentarios que he escuchado de quienes ya han anunciado que votarán contra las cuentas presentadas hacen referencia a que «de ninguna forma podemos estar de acuerdo con algo que apoya Bildu», o «no contribuiremos a blanquear a los independentistas», por poner solo dos ejemplos. O sea, no he oído cuestionamientos a lo que propone el proyecto de presupuestos –más allá de criticar la medida de excluir los toros del bono cultural que cobrarán los jóvenes–, ni siquiera un socorrido «lo estudiaremos para ver qué decidimos». Me gustaría tener una clase política lo suficientemente madura para apoyar, rechazar o proponer enmiendas constructivas a una ley tan importante como la de los Presupuestos Generales del Estado en función de las medidas que recoge, en lugar de tener unos personajes que, posiblemente sin siquiera pararse a leer lo que dice el texto –y sin ruborizarse por ello–, se sientan obligados a decir que no de antemano porque no los han hecho ellos o porque los suscribe no sé qué partido rival. Pero me temo que es pedir demasiado, ¿no?

Temas

  • El mirador

Comentarios

Lea También