Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El fútbol, otra vez bajo sospecha

O las autoridades deportivas adoptan drásticas medidas de control o el deporte rey morirá víctima del descrédito

Whatsapp

La Policía detuvo ayer al entrenador del Club Deportivo Eldense, Filipo Vito Di Pierro, acusado de un presunto delito de corrupción entre particulares en la relación con el también presunto, pero más que evidente, amaño del partido del mencionado club y el Barça B de la pasada jornada. El escándalo de las apuestas vuelve a poner en la picota al fútbol, en este caso en una categoría nacional, y abre nuevamente serias dudas sobre los controles para evitar amaños en los partidos. El negocio de las apuestas ha llegado a tal sofisticación que cada vez es más fácil que los protagonistas de la competición se vean tentados por suculentas ofertas económicas. Se apuesta por todo, en tiempo real y en línea. Se puede desafiar el número de córners que sacará un equipo, se puede apostar por cuál será el resultado en la media aparte y cuál en la segunda. Se puede cruzar todo tipo de apuestas, incluso que el Eldense perdería por ocho a cero en la primera parte y en la segunda recibiría cuatro goles más. El fútbol ha dejado de ser un mero deporte y los clubs se han convertido en sociedades anónimas regidas en muchos casos por fondos de inversión y otras fórmulas empresariales que no buscan otra cosa que la rentabilidad económica. O las autoridades deportivas adoptan drásticas medidas de control o el deporte rey morirá víctima del descrédito. El caso del Eldense no es el primero que sale a la luz, pero debería ser el último por el bien del deporte.

Temas

  • EDITORIAL

Lea También