Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El futuro de nuestras ciudades

Como más inteligente sea la ciudad del futuro más sostenible debe ser en todos los aspectos

Robert Brunet

Whatsapp

Nadie sabe realmente qué nos depara el futuro, pero la realidad es que ahora, en 2016, nuestros espacios urbanos están muy contaminados, siendo los más afectados los habitantes de las grandes ciudades de los países ubicados en Asia Meridional (Pakistán, Afganistán, Bangladesh e India). Está claro que algo tiene de cambiar en las ciudades, ya que actualmente casi la mitad de la población mundial vive en ciudades, y para el año 2050 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) prevé que aumente hasta el 70%.

Por estos motivos, existe la necesidad de mejorar y repensar a fondo nuestras ciudades. La idea de los especialistas es que las ciudades sean cada vez más inteligentes, lo que se está empezando a conocer cómo Smart City. El concepto de ciudad inteligente es el de entender la ciudad en la que vivimos a través de analizar los datos que nos emite utilizando las tecnologías de la información (TIC). Es decir, utilizar las últimas tecnologías con la finalidad de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos que viven en la ciudad. Por lo que como más inteligente sea la ciudad más sostenible debe ser. Teniendo en cuenta que sostenible es un término que engloba los aspectos económico, ambientales y, sociales.

Es importante tener en cuenta que no existe un único modelo de ciudad inteligente a seguir pero si hay ciertas características comunes. Los principales proyectos de ciudades inteligentes pretenden lograr un avance en las áreas de eficiencia energética, Internet del futuro, Internet de las cosas (IoT), comportamiento humano, sostenibilidad medioambiental y movilidad y transporte, con el objetivo de diseñar ciudades más sostenibles, inteligentes y eficientes. Cabe también destacar que muchos de estos proyectos están en marcha en vistas al 2020, dentro del plan de desarrollo de la Unión Europea, llamado Horizonte 2020, donde entre otras cosas financia proyectos para el desarrollo de ciudades inteligentes.

De entre las ciudades más inteligentes del planeta, la revista Forbes publicó la lista de las 10 ciudades más inteligentes del mundo, donde la primera es Singapur, seguida de Hong Kong y Curitiba. De esta última tengo un especial efecto ya que trabaje en su desarrollo en mi época como consultor del Banco Mundial de la ONU.

Por lo que representa Europa la ciudad más inteligente es considerada Copenhague. Copenhague encabeza la lista gracias a que es una de las ciudades en el mundo con los índices más bajos de emisiones de carbono y es pionera es en sus impresionantes tasas de ciclismo, en donde 40% de los desplazamientos se llevan a cabo en bicicleta. El podio lo completan Ámsterdam y Viena. Mientras que en cuarta posición encontramos agradablemente Barcelona, ciudad donde se celebra el Congreso Mundial de Ciudades Inteligentes.

Preparando este artículo hablé varias veces con el ingeniero por la Universitat Rovira i Virgili (URV), i especialista en Smart Cities por la Universitat de Girona (UdG), el Sr. Marc Fortuny. Aunque, él está trabajando principalmente en proyectos en Holanda, su idea es la de traer alguno de los modelos a Catalunya. En su opinión Catalunya puede ser en el futuro una de las regiones más inteligentes del planeta.

Por lo que respeta a nuestra querida ciudad, Tarragona. Desde 2012 y ante la oportunidad de los Juegos Mediterráneos Tarragona 2017 como acelerador de las transformaciones previstas en la ciudad, la Fundación Tarragona Smart Mediterranean City ha impulsado diversos proyectos para la transformación de Tarragona en una ciudad inteligente. Entre estos proyectos, podemos encontrar el aislamiento térmico de dos escuelas, el CEIP César Augusto y el CEIP Bonavista, que llevó a cabo BASF. La instalación de asfaltos verdes en la zona de la Arrabassada por parte de Repsol. La iluminación con leds de la fachada del Ayuntamiento de Tarragona, que representa un ahorro energético del 60% respecto al consumo habitual. En el ámbito del agua, la Empresa Municipal Mixta de Aguas de Tarragona (Ematsa) ha realizado un proyecto de telemedida gracias al cual el usuario puede consultar su contador constantemente. En cuanto a la movilidad, la Fundación trabaja para la implementación del vehículo eléctrico como medio de transporte principal durante los Juegos Mediterráneos del 2017.

Por lo que representa a la URV la educación y la investigación también están integradas en el proyecto Tarragona Smart gracias a la creación de la Cátedra Smart Mediterranean City. La Cátedra se constituyó el pasado 2014 y favorece la aparición de sinergias entre la investigación y la aplicación práctica de las mejoras en la ciudad.

Tengo el sentimiento que la ciudad de Tarragona avanza, paso a paso, hacia un modelo de ciudad inteligente, sostenible y con una alta calidad de vida.

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También