Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El gran vuelco

Si la fragmentación del voto se repite en las generales el futuro gobierno del Estado se basará en una coalición, algo inédito
Whatsapp

La política española ha experimentado una gran convulsión. El PP ha pasado de gobernar en 85 grandes ciudades a sólo 35. El PSOE, por su parte, ha pasado de gobernar 37 de esas ciudades a 68. La gran mudanza ha venido urgida sin embargo por los partidos nuevos, lo que ha obligado a pactos de gobierno. Este gran batacazo del PP ha tenido dos padres: la crisis económica y la corrupción. Así pues, podría decirse que el electorado se ha tomado la justicia por su mano, si bien el dictamen final no ha sido todavía pronunciado: lo que suceda en las elecciones generales de finales de año dependerá del desarrollo de los nuevos ayuntamientos y de las nuevas comunidades autónomas. En el medio año que queda -salvo anticipo- para las legislativas, habrá tiempo de valorar la ejecutoria de los nuevos equipos. Y muy especialmente de aquellas coaliciones de electores de Madrid y Barcelona que han tomado el mando en megalópolis muy complejas. Parece claro que del acierto de Manuela Carmena y Ada Colau dependerá en gran medida la reafirmación de muchos electores que han apoyado las nuevas opciones políticas. Si los grandes conglomerados de izquierdas pasan la prueba y si los equipos de gobierno impulsados por Ciudadanos y por Podemos resultan satisfactorios para sus destinatarios, la próxima legislatura estará cargada de novedades porque previsiblemente el futuro gobierno del Estado se basará en una coalición, algo inédito en este país.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También