El mejor árbitro

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
El mejor árbitro

El mejor árbitro

Cualquiera que se haya paseado un fin de semana por esas canchas donde se practica deporte escolar o infantil, habrá sido testigo de alguna de esas bochornosas escenas protagonizadas mayoritariamente por padres que, sin entender que el deporte a esas edades –debería serlo a todas– es, sobre todo, diversión, respeto, honestidad y deportividad, contaminan una actividad tan saludable con sus insultos, improperios e incluso, a veces, agresiones físicas. Y casi siempre es el árbitro quien paga la mala educación de estos hooligans.

En este contexto, me ha parecido genial la actitud de Ángel Andrés Jiménez, un colegiado de Málaga que antes de los partidos se va a la grada donde se ubican los padres para hablar con ellos: «Yo soy el árbitro del partido, pero soy supongo una persona más que quiere lo mismo que ustedes. Porque yo entiendo que ustedes quieren que haya un ambiente sano, educativo, que no se escuchen cosas que no se tienen que escuchar. ¿Qué quieren para sus hijos y demás niños? Seguro que lo mismo que yo: que se diviertan y adquieran valores.

Eso es imposible si no nos respetamos todos. Sin insultos y sin presiones…». Y luego, se dirige a los niños: «Yo os pido que juguéis con honestidad. Si me equivoco y lo sabéis, decídmelo, aunque os perjudique. Os sentiréis muy bien haciéndolo; ya lo veréis. Y, por supuesto, vamos a respetarnos todos, pues sin respeto no hay diversión». Y ya ha comenzado a obtener resultados: «El sábado pasado en un saque de banda un jugador me corrigió y me dijo que la había tocado él», recuerda con orgullo Ángel... Detalles que hacen que el deporte sea lo que siempre debió ser.

Temas

Comentarios

Lea También