Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

El mono con pistola

Manuel Alcántara

Whatsapp

E l debutante en la Asamblea General de la ONU no ha decepcionado a los que esperaban lo peor. Donald Trump, que se ha erigido en cabecilla planetario, ha amenazado con «la destrucción total» de Corea del Norte, seguida de Irán o lo que queda de él y del terrorismo islámico. No va a quedar títere con cabeza después del pacto nuclear y la profecía de Einstein, que dijo que la próxima guerra mundial se haría con piedras, está cerca. Mientras, en esta pequeña península que habitamos, lo más importante es que los Mossos incumplan la orden del fiscal contra el referéndum separatista. «Lo pequeño nuestro es grande», decían los latinos, antes de que triunfara Babel y todos nos pudiéramos poner en desacuerdo hablando distintos idiomas. Nadie puede desdeñar la amenaza porque el simio tiene una pistola.

También la llamada ‘madre naturaleza’ parece que se ha unido para ayudar en las tareas destructoras. El seísmo de México clama al cielo vacío. Es el más terrible desde 1985 y parece que la tierra se ha cansado de que la pisoteemos estos intrusos que llamamos habitantes mientras nos vamos relevando, pero el oficio de vivir exige dedicación completa. Hay que solucionar las cosas que no tienen solución, porque les hemos aplicado unas recetas caducadas. ¿Cómo se puede restablecer el orden constitucional que no ha existido? Ahora Hacienda, que es una poderosa deidad, ofrece a los funcionarios una subida de hasta el 7,25% en tres años, todas ligadas a la evolución del PIB. ¿Quién lo paga?, nos preguntamos. Pues nosotros. ¿Quién va a ser más que nosotros?

Comentarios

Lea También