Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El no a Mas aboca a elecciones

Whatsapp

Finalmente, después de meses de innumerables asambleas, votaciones, declaraciones y un espectáculo político inaudito, el consejo Político de la CUP y el denominado Grupo de Acción Parlamentaria (en total 68 miembros de la formación), acordaron ayer rechazar la investidura de Artur Mas como president de la Generalitat. La formación anticapitalista sitúa la responsabilidad en el tejado de Junts pel Sí y exige la cabeza de Mas si se quiere evitar la convocatoria anticipada de elecciones. Poco después del anuncio de la CUP, Convergència ratificó su negativa a renunciar a Artur Mas como candidato a la Generalitat, por lo que la única opción posible es el anticipo electoral, posiblemente el próximo 6 de marzo. La decisión final de la CUP ha provocado un cruce de acusaciones entre los distintos sectores independentistas, e incluso arreciaron los rumores sobre una posible división de la CUP a raíz de la decisión tomada que supone un duro golpe al proceso soberanista, si no su muerte definitiva, al menos en un plazo inmediato. A la vista de cómo han evolucionado los acontecimientos políticos, las elecciones son la solución menos mala. Quedará poco tiempo para que los partidos definan la fórmula bajo la cual se presentarán, sobre todo por lo que a los independentistas se refiere. Lo que es seguro es que los ciudadanos habrán tomado buena nota sobre el pie que calza cada cual y con toda seguridad el resultado será muy distinto.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También