Opinion La Tribuna

El nuevo curso escolar

Ya ha habido colegios que no han podido abrir pues algunos maestros están contagiados, y en otros, la solución es abrir a cualquier precio, poniendo en riesgo la sanidad por que no «queda otro remedio»
 

Luís Fernando Valero

Whatsapp
Luís Fernando Valero

Luís Fernando Valero

Hasta el papa Francisco en el Día Mundial de la Red de Escuelas, en septiembre del 2014, reconoció la importancia del proverbio africano: «Para educar a un niño hace falta una tribu», él lo modernizó y dijo: «Para educar a un hijo hace falta una aldea».

En estos momentos en el que el mundo vive una impresionante tensión, derivada de la pandemia del virus, que ha trastocado toda la realidad y lo que es más triste, en un momento, en que se observa a nivel mundial que los líderes, salvo alguna honrosa excepción, no dan la impresión que estén a la altura, como ha ocurrido en otros momento de la historia, se observa que lo único que hacen es decir grandes palabras, vacías de contenido y pasarle sus responsabilidad a los demás, a los pueblos, a las familias a otras instituciones .

Paradójicamente, según el Barómetro del CIS del 1 de julio pasado, la educación figuraba en el lugar decimosegundo (indicador sintético) entre los problemas que tiene la sociedad española con solo el 0,2% de los encuestados situándolo en primer lugar, un 1,3% en segundo lugar y un 2,8% en tercer lugar.

Da la impresión que solo nos acordamos de santa Bárbara cuando truena, de que decía mi abuela María.

Ahora en el inicio del curso se denuncia que han pasado los meses desde marzo que no se ha hecho nada, para planificar la entrada del nuevo curso, algunos lo hemos denunciado durante los meses de verano, pero, como eran vacaciones…

Y nos encontramos con que no ha habido una planificación de cómo se debería entrar en el colegio, se denuncia que no hay profesorado suficiente para cumplir las normas sanitarias, con datos muy conservadores, se debería de haber contratado como mínimo 32.000 nuevo profesorado de apoyo, hay quien ha llegado a afirmar que debería ser 56.000, para tener una cartera de repuestos seria y objetiva. Ya ha habido colegios que no han podido abrir pues algunos maestros están contagiados, y en otros, la solución es abrir a cualquier precio, poniendo en riesgo la sanidad por que no «queda otro remedio».

Una educación insertada en la realidad no puede iniciar un curso, bajo una crisis de pandemia, sin explicar, a cada nivel educativo, el porqué y el cómo de las cosas que se están haciendo. Ha habido proyectos educativos que han adaptado la realidad de las primeras semanas a explicar lo que está pasando en estos momentos; la educación no es solo instrucción sino pedagogía, comprensión, análisis, inserción en mundo de valores en función de la realidad que nos circunda, nadie, absolutamente nadie, aprende sino está motivado y entiende, que lo que se le enseña, le sirve para su vida diaria y futura.

Si para educar a un niño hace falta una tribu, hagamos real el hecho de lo que significa tribu o aldea es una responsabilidad compartida y todos deben arrimar el hombro en la medida de sus posibilidades y circunstancias.

Ahora lo hemos comprobado con la sanidad que estamos pagando errores, malas decisiones, cobardías y sobre todo inoperancia desde hace mucho tiempo y sumadas a las condiciones objetivas desde la crisis del 2008. Pero no es menos cierto que, en educación, en España como mínimo se tiene un retraso de cuarenta años. Es inaudito, vergonzoso y es evidencia más que palpable de que aunque se les llene la boca de bellas palabras, la educación en España ha sido desde hace muchísimo tiempo no la Cenicienta de la familia, sino la esclava y si me apuran la pordiosera, la realidad es palpable en los últimos cuarenta años España ha tenido siete reformas educativas (de la LGE a la LOMCE), pasando por una reforma que no llegó a aplicarse (la LOCE) y ahora tenemos una nueva reforma que ya se sabe que nace muerta.

Creen que estos titulares son el mejor inicio para el presente curso.

«Los sindicatos torpedean el inicio del curso escolar en Galicia con dos jornadas de huelga».

«Los estudiantes anuncian una huelga para protestar por las condiciones de la vuelta al ‘cole».

«Por ahora, el goteo de anuncios de cierres de clases y cuarentenas están siendo constante en estos primeros días del curso. Por ejemplo, en el primer día de la vuelta a las aulas en Andalucía, no han abierto siete de los 2.599 centros educativos de Infantil, Primaria y Educación Especial».

¿No creen que la aldea, la tribu deberían seriamente pensar y trabajar un «poco más» el problema de la educación?

Ya que ella es el futuro del país.

Luís Fernando Valero Profesor de la Universitat Rovira i Virgili (URV) jubilado. Fue docente en varias universidades de Iberoamérica y director de la proyección social de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (El Salvador).

Temas

Comentarios

Lea También