Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El pacto de la Casa Canals

El ciudadano ha trasladado a los políticos la responsabilidad de pactar. Tarragona no podía seguir un día más en la inestabilidad

Whatsapp

Josep Fèlix Ballesteros, Alejandro Fernández y Josep M. Prats escenificaron ayer en la Casa Canals el acuerdo entre PSC, PP y Unió que permitirá gobernar el Ayuntamiento de Tarragona con suficiente estabilidad. Los tres firmantes justificaron que el acuerdo «no será ideológico» y que únicamente se ha concretado «para lograr la estabilidad que la ciudad necesita». El nexo aglutinador de formaciones tan distantes como PSC, PP y Unió ha sido, en palabras del propio alcalde, «el feeling personal» entre los tres protagonistas de lo que ya podemos bautizar como el Pacto de la Casa Canals, o el Pacto de los Optimistas, como lo calificó Ballesteros. Sin duda, la disparidad ideológica de este tripartito no permite augurar una legislatura plácida. Sin embargo, el espacio político de los asuntos municipales da mucho margen al entendimiento, sobre todo cuando los tres personajes del invento profesan un indiscutible compromiso con Tarragona. En el momento actual la ciudad necesitaba de un gobierno con suficiente músculo para acometer de una vez los eternos problemas que lastran incluso el ánimo de los tarraconenses. Con el reto de los Juegos del 2017 en puertas, Tarragona no podía acometer la recta final de la organización del evento cargada de dudas y de condicionantes. El ciudadano ha encargado a los políticos que pacten. Ballesteros, Fernández y Prats lo han conseguido. Bravo por ellos. Si lo hacen mal ya llegará la hora de pedirles cuentas.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También