Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El partidismo contra la independencia

Los intereses partidistas ponen en peligro el futuro político de Catalunya. No se lo van a perdonar
Whatsapp

El no a la independencia vence por primera vez al sí en Catalunya desde que se inició el proceso en 2012. El último sondeo del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat muestra que la secesión perdería si se celebrase un referéndum con una pregunta clara sobre la independencia. El 45,3% de los ciudadanos votaría no a la pregunta «¿Quiere que Catalunya se convierta en un Estado independiente?», mientras que el sí obtendría el 44,5%. El 7,5% no sabe qué responder y el 2,8% no contesta. El margen de error de la encuesta es del 2,95%, relevante considerando la mínima diferencia del resultado de la encuesta realizada.

El sondeo evidencia que algo está cambiando en Catalunya después de la pseudoconsulta independentista celebrada el 9 de noviembre, la gran apuesta de Artur Mas, que ha centrado el debate político desde las últimas elecciones autonómicas. El apoyo que ahora tiene la secesión es similar al de junio de 2012, antes de que Mas lanzara su órdago. Entonces apoyaba la independencia el 34% de los encuestados y desde esa fecha la cifra no dejó de aumentar, hasta alcanzar sus máximas cotas en noviembre de 2013, con un 48,5% de apoyo.

La última encuesta se realizó por teléfono entre el 9 y el 13 de diciembre con una muestra de 1.100 catalanes. Es decir, un mes después del 9-N, un tiempo en el que se ha evidenciado que siguen inamovibles las posiciones de los Gobiernos central y autonómico. Artur Mas no solo insiste en su deseo de lograr la independencia y celebrar un ‘referéndum definitivo’, sino que incluso ha anunciado un nuevo plan para lograrla en 18 meses. En el otro lado, Mariano Rajoy sigue negado el diálogo sobre un referéndum para buscar una solución al conflicto y desdeña la tercera vía de la reforma federal que propone el PSOE.

En el último barómetro de opinión del CEO del pasado octubre se planteó a los ciudadanos la doble pregunta que después se votaría el 9-N. Los partidarios del sí-sí, es decir, que Catalunya se convierta en un Estado y que este sea independiente, fueron el 49,4%. La suma del resto de opciones (a favor de un Estado catalán pero no independiente, en contra de un Estado propio, abstencionistas, nulos y blancos) sumó el 42,5%. El otro 8,2% eran indecisos o no contestaron.

El cambio de tendencia se constata también en otra de las preguntas, la que plantea cuál es el marco político preferido para Catalunya. La secesión cae nueve puntos respecto al último sondeo de octubre: un 36,2% apoya la respuesta sugerida de ‘un Estado independiente’, mientras que hace dos meses era del 45,3%. El descenso de la opción secesionista contrasta con un notable aumento de la opción federalista: el 28,9% de los ciudadanos opta por la respuesta sugerida de que Catalunya sea ‘un Estado dentro de una España federal’, mientras que hace tan solo dos meses fue del 22,2% y en marzo de este año tocaba suelo, con un 20% de apoyo.

Los partidos pro independencia interpretaron de manera muy distinta la encuesta del CEO. En opinión de Jordi Turull, portavoz parlamentario de CiU, las cifras demuestran que los catalanes «dan por superada la Cataluña autonómica y quieren decidir su futuro político». Oriol Junqueras, presidente de ERC, insistió en su tesis de que «no hay mejor manera de comprobar» qué apoyo tiene la independencia que convocar unas elecciones de carácter plebiscitario a corto plazo.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, anunció hace días que su plan es tomar una decisión sobre las elecciones plebiscitarias después de las vacaciones de Navidad. Mas ignora la presión de Oriol Junqueras que le exige que convoque los comicios los próximos «días o semanas» para devolver a los ciudadanos el «mandato democrático».

Lo intereses partidistas ponen en peligro el futuro político de Catalunya. No se lo van a perdonar.

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También