Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

El reino celestial de la gran paz

Whatsapp

Hong Xiliquán (1814-1864) fue un personaje de la historia china conocido por haber sido el líder de la rebelión social Taiping, ‘la gran paz’, dirigida contra la dinastía Ching reinante. Procedía de una familia humilde de granjeros. Fue un estudiante ejemplar, estaba preparándose para el examen imperial en 1836, única forma de ser admitido en el ejército imperial, pero no pudo pasar las pruebas.

Conoció a un misionero cristiano que daba charlas sobre el cristianismo. Un nuevo fracaso al intentar entrar en el ejército le hizo caer en una gran crisis nerviosa, la cual le hizo renegar del budismo y abrazar el cristianismo. A partir de 1850 pasó a liderar la rebelión Taiping contra el poder imperial manchú, estableciendo el Reino Celestial de la gran paz, nombrándose él mismo «Rey Celestial». Se consideró a sí mismo «el hermano menor de Jesús». Interpretó la Biblia a su manera, no reconoció la Santísima Trinidad. Para él, el Espíritu Santo no era más que un «santo viento».

Estableció su capital en Nankin, provincia de Jiangsu, manteniendo su reino hasta 1864, cuando no pudiendo resistir la ofensiva de las tropas imperiales, se quitó la vida el 1 de junio de ese año. Esta rebelión originó veinte millones de víctimas.

Francisco Ortiz de Pinedo Mendiluce

(Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También