Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El reto de Pedro Sánchez

Antonio Papell

Whatsapp

Descartada la gran coalición, que no es deseada por una mayoría muy cualificada de electores y que no parece compatible con el gran deterioro experimentado por el PP, Pedro Sánchez sólo podrá resolver el rompecabezas mediante el desarrollo de una estrategia inteligente que debería consistir en la búsqueda de un programa común del PSOE con Ciudadanos y/o Podemos. En primer lugar, habrá que definir para qué se quiere un gobierno; y parece lógico que los tres partidos mencionados coincidan en que, sobre todo, para llevar a cabo las grandes reformas, que requieren amplio consenso (también del PP, por supuesto): constitucional, de la ley electoral, de regeneración democrática, de la Seguridad Social, contra la corrupción, etc. En segundo lugar, es preciso que quede claro que el nuevo gobierno no podrá pretender asumir la gobernación ‘normal’ del país durante toda la legislatura: tiene que ser un gobierno de gestión, de duración limitada, que se disolverá para sacar adelante la reforma constitucional (la disolución de las cámaras es preceptiva antes de celebrarse el referéndum de ratificación). En tercer lugar, si se consigue el mencionado pacto, habrá que negociar cómo se formaliza. Las fórmulas son muchas, pero en el fondo el modelo no sería relevante siempre que estuviera claro el cometido que debería desarrollar.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También