Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El reto de la desigualdad

La situación global, y también en España, no avanza en la dirección de la estabilidad, porque la desigualdad genera conflicto
Whatsapp

El vertiginoso crecimiento de la desigualdad en el planeta, además de resultar un dramático atentado contra los criterios humanistas en que pretende basarse el orden global, es altamente ineficiente en términos económicos. La ONG Oxfam ha presentado un informe que denuncia que de seguir las tendencias actuales, en dos años el 1% de la población del planeta acumulará más de la mitad de la riqueza global y 70 millones de personas poseerán más patrimonio que los 7.000 millones restantes. Ante esta situación que no avanza precisamente en la dirección de la estabilidad sino al contrario –la desigualdad genera conflicto–, el presidente Obama acaba de proponer un proyecto de reforma fiscal encaminado a que el aumento de la recaudación sobre los ricos permita una reducción de impuestos para las familias trabajadoras, así como destinar recursos a la educación y a las jubilaciones. sta vez los republicanos, que controlan el Congreso, no discrepan en el diagnóstico: la desigualdad también les preocupa, aunque estén lejos de aceptar las recetas de Obama, quien, al término de su mandato, recupera iniciativa y popularidad. Según la OCDE, la desigualdad ha hecho también estragos en Europa, y España es uno de los países en que más ha crecido desde el comienzo de la crisis. No podemos hacer oídos sordos a este sesgo que tizna de injusticia la incipiente salida de la recesión, lograda gracias al sacrificio colectivo y que debe ser gestionada con sensibilidad.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También