Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El retroceso soberanista

Con las cifras del CEO en la mano es difícil de entender la obstinación de Artur Mas por un proceso cada vez más enredado
Whatsapp

El Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) de la propia Generalitat ha confirmado mediante un voluminoso análisis del barómetro basado en unas 2.000 entrevistas que continúa a la baja la opción soberanista de los catalanes. El ‘no’ a la independencia ganaría hoy con un 50% de los votos, frente al 42,9% del ‘sí’. La diferencia es ahora de poco más de siete puntos cuando en el anterior barómetro, publicado en marzo, era de casi cuatro puntos (48% frente a 44,1%) y en la última encuesta de 2014 no llegaba a un punto (45,3% frente a 44,5%). Las razones de este declive son complejas pero evidentes, y pueden sistematizarse en cuatro grandes capítulos. En primer lugar, es patente que el Gobierno de Artur Mas ha estado mucho más atento a la cuestión nacional que a los problemas concretos de los ciudadanos, gravemente golpeados por la crisis. En segundo lugar, la sociedad civil ha digerido con creciente indignación el ‘caso Pujol’. En tercer lugar, la izquierda radical, que no es independentista, ha hecho acto de presencia en el Principado. Por último, el soberanismo ha decaído al cambiar las expectativas a corto y medio plazo, con la consiguiente falta de seguridad. Con estas cifras del CEO en la mano, es difícil de entender la obstinación de Artur Mas de mantener vivo un proceso que incrementará la fractura social, ya dividida en dos mitades enfrentadas. Mas ha llegado tan lejos que ya no puede dar marcha atrás. Su sacrificio personal lo pagaremos todos.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También