Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

El sueño de viajar a BCN en 43 minutos

Dos plataformas de viajeros proponen un enlace con  la línea del AVE a la altura de Altafulla para lograr el sueño de viajar desde el centro de Tarragona a BCN en 43 minutos

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de archivo del AVE.

Imagen de archivo del AVE.

Está claro que no ha de servir de nada volver al lamento histórico del error que supuso ubicar la estación del AVE tan lejos del núcleo urbano de Tarragona. Aquella decisión, tantas veces justificada con el falaz argumento de que o se ubicaba en el Camp de Tarragona o el AVEpasaba de largo de Tarragona, ha castigado a la ciudad y a las comarcas de la demarcación a una conexión ferroviaria con Barcelona impropia de los tiempos actuales. Viajar en tren de Tarragona o Reus a Barcelona cuesta prácticamente lo mismo que en el siglo pasado. La ubicación de la estación del AVE en Camp de Tarragona ha significado que no salga a cuenta utilizar el trazado de alta velocidad para los viajes de corta y media distancia. Las cifras de utilización del Avant desde Lleida y Girona nada tienen que ver con las estadísticas que arroja Tarragona. Las deficientes conexiones de transporte público con la estación y un servicio más que mejorable de aparcamientos, terminan por condenar el uso de la alta velocidad para trayectos intermedios. Es por ello que no paran de plantearse alternativas que permitan mejorar los tiempos del trayecto ferroviario entre Tarragona y Barcelona. Un estudio elaborado por la Associació per a la Promoció del Transport Públic (PTP) y la PdfCamp propone la interconexión de Altafulla con el fin de aprovechar el 90% del trayecto hasta Barcelona por la línea de alta velocidad. Esta opción obligaría a construir un nuevo tramo de 7,8 kilómetros para enlazar las dos vías, la convencional de la costa con la del AVE. Para los redactores de esta propuesta, resulta más ventajosa que la también barajada fórmula del intercambiador de l’Arborç porque la opción de Altafulla permite realizar prácticamente todo el recorrido por la vía del AVE. El objetivo no es otro que conseguir que el viaje en ferrocarril ente la estación urbana de Tarragona y la de Barcelona-Sants se pueda cubrir en 43 minutos y no más de 55 desde Reus, una reclamación que no debería sonar a sueño de una noche de verano, sino a una exigencia de mínimos que los usuarios de Tarragona merecen.

Temas

Comentarios

Lea También