Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

El turismo que viene... o se va

El hecho diferencial de la Costa Daurada es en estos momentos PortAventura

Ponç Mascaró i Forcada

Whatsapp

E l turismo es, en nuestro entorno, sin duda la actividad económica más visible y más de moda. Es una actividad fácilmente reconocible porque simplemente la encuentras en la calle. En general los países y las ciudades y pueblos cultivan sus cualidades artísticas y humanas para atraer el turismo, cuanto de  más poder adquisitivo mejor. 

Tiene un buen impacto económico y laboral, sin olvidar tampoco su lado menos amable respecto a determinadas situaciones laborales que a veces se descubren en algunas inspecciones por parte de la Administración o que no se descubren nunca. Pero es evidente que en todo caso el saldo es positivo.

El turismo no puede sustituir a la industria y otras actividades económicas importantes pero es un buen complemento y hace prosperar a los países que lo saben cultivar y administrar.
Egipto, Turquía, Túnez. Y mucho más cerca París, Bruselas, Londres, Niza, Barcelona y todavía mucho más cerca Cambrils. No puede ser casual que los más importantes destinos turísticos sufran el acoso terrorista, esto refuerza precisamente la importancia real del turismo y la necesidad de cuidarlo. 

El turismo necesita infraestructuras y servicios y evidentemente alojamientos. Y todo ello consume territorio. Pero además el turismo está basado más que en el caso de la producción industrial, de tecnologías o de la agricultura y en cierta manera, en el ‘capricho’ , así entre comillas, de la gente. El turismo que viene… o se va . Si no, que se lo pregunten a los países citados en primer lugar en el párrafo anterior.

El secreto por lo tanto para mantener el turismo e incrementarlo está, aparte de las condiciones geográficas y climáticas, o urbanas y artísticas, en el equilibrio territorial. Pero este equilibrio territorial no quiere decir que no haya que hacer nada nuevo, sino que se debe hacer en la parte del territorio baldío porque no sirve, es decir, aquella a la que el turismo inicialmente no visita porque no tiene la atracción suficiente o porque tampoco tiene el uso o no puede dar un rendimiento agrícola potente. 

Es importante garantizar la no sobreexplotación de los recursos naturales hídricos o de los que sean. El negocio rápido y fácil es aquello tan dicho, pero cierto, de pan para hoy y hambre para mañana. Y es importante contar con sellos propios y con especializaciones como por ejemplo el Patrimonio de la Humanidad para Tarragona o las reservas de la Biosfera como Lanzarote y Menorca. Sin olvidar que también el sol y playa es un importante hecho diferencial y sino que se lo pregunten a los países del centro y del norte de Europa, Rusia incluida. 

En Menorca, por ejemplo, en los años 70 y 80 se estuvieron a punto de urbanizar las conocidas playas del sur, de Ciutadella especialmente, y que por cierto una enorme cantidad de catalanes frecuenta. Son las llamadas playas vírgenes, actualmente protegidas y que son uno de los reclamos más importantes de la isla, precisamente por ser un hecho diferencial de las otras islas.
En Menorca y como si fuera otro Camino de Santiago, pero paisajístico, se ha recuperado un antiguo Camí de Cavalls que circunda toda la isla por la costa y que permite el acceso también a las playas caminando, en bicicleta de montaña o a caballo. Camí de Cavalls que empezaron a construir en el siglo XVIII los franceses cuando en una dominación poco conocida conquistaron, capitaneados por un sobrino del Cardenal Richelieu, durante unos pocos años la isla los ingleses que son las dominaciones conocidas y precisamente para defenderse de ellos y vigilar toda la costa. Por todo ello el turismo menorquín es bastante seguro al ser familiar, excursionista, deportivo, además del sol y la playa evidentemente. Con predominio, a parte del nacional, del inglés y francés que ha superado incluso al alemán, tal vez por lo de ser Menorca antigua colonia de ambos países.

Es decir, siempre hay que buscar el hecho diferencial. Y este hecho diferencial a lo largo de nuestra Costa Daurada es en estos momentos Port Aventura y en el futuro el hecho diferencial se verá muy reforzado con el Centre Recreatiu i Turístic ( CRT) de Vila- seca y Salou. Siempre respetando y asegurando los parámetros medio ambientales y manteniendo el equilibrio territorial con la industria y otras actividades, como se ha conseguido hasta el presente. Ya que como decía el locutor de una radio nocturna: «si la vida te sonríe no mires hacia atrás, no sea que empiece a sonreir a otro».

Porque el turismo necesita equilibro humano y medio ambiental y las nuevas instalaciones no deben consumir territorio que se pueda contemplar sino territorio que se va a mejorar. Tratemos bien a los turistas que parece que esto últimamente tiene algunas aristas y recordemos que el turista puede decidir no volver y que puede provocar que otros no vengan.

No dejemos que el turista cuando se marche nos cante lo que dice la canción : « I en el moment de partir, en el darrer moment, va sonar un vals , el vals de l’oblit».

Temas

Comentarios

Lea También