Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El verdadero macho alfa español. Populares y ciudadanos, a cara de perro

Yo, más español que tú. El centro derecha hace del nacionalismo rojigualdo el ring en el que Rajoy y Rivera intercambian golpes cada vez más agresivos en su lucha por la corona del verdadero defensor de España      

Josep Martí i Blanch

Whatsapp
La Mirada. Per Josep Martí i Blanch:

La Mirada. Per Josep Martí i Blanch: "Harían bien en recordar ambos aspirantes al trono del macho alfa de la españolidad como y por qué nació el proceso"

Ciudadanos fue el partido más votado en Catalunya en las elecciones del pasado 21 de diciembre gracias a la desaparición del Partido Popular, que con tan sólo cuatro diputados no alcanzó ni tan siquiera para tener grupo parlamentario propio. Ahí están los hechos y ahí están las consecuencias

Desde ese día los naranjas viven un empacho de ego y los populares viven con el ceño fruncido. Los primeros sueñan con que sea cierto que sus resultados en Catalunya puedan extrapolarse a otras latitudes del estado, y ya se imaginan como algo más que una muleta parlamentaria. 

Los segundos observan aturdidos como en caso de no reaccionar puede que acabe siendo cierto que Albert Rivera se coma la tostada de Mariano Rajoy, si no toda, si una buena parte.

Desde el pasado 21-D los naranjas viven un empacho de ego y los populares, con el ceño fruncido

Y claro, cuando la derecha, el centro derecha, y los falsos liberales se ponen a pelear entre ellos por un mismo electorado sale lo de siempre. Y lo de siempre no es otra cosa que intercambiar golpes para ver quien es más español, porque de todos es sabido que lo del nacionalismo es de aldeanos, siempre que no sea nacionalismo español que no existe porque en su caso es patriotismo.

Piropos a Marta Sánchez

Da así inicio un concurso de patriotismo, o sea, nacionalismo español, que plantea diversos retos y pruebas a los concursantes Mariano Rajoy y Albert Ribera. Algunos son prácticamente inocuos, como es el caso de a ver quien piropea mejor y de modo más intenso a Marta Sánchez por poner letra de eurovisión al himno de España. A mi me ha gustado el himno, a mi me ha gustado más, yo lo he dicho primero, yo lo he dicho más fuerte y más veces.

Pero el verdadero cuadrilátero en el que el nacionalismo rojigualdo compite por la corona de campeón es el de Catalunya. El ring donde los machos alfa de la españolidad se juegan el ser o no ser el adalid de la defensa patria es en las propuestas que están dispuestos a promover para hacer frente no sólo al soberanismo, si no al catalanismo en su conjunto.

Y es así que las cornamentas de los aspirantes a monomacho de la manada empiezan a chocar entre ellas con la esperanza de demostrar al resto, o sea votantes, que sólo él, y nadie más que él, es el verdadero antídoto para curar España de su enfermedad periférica. Y si hoy uno embiste al grito de prohibir indultos para los delitos de los que se acusa a los líderes soberanistas, mañana el otro empitona con la lengua catalana en las escuelas; y pasado, el primero, arremete de nuevo con cualquier ocurrencia sobre TV3, pongamos por caso. El patriota soy yo, no que soy yo, y así hasta el infinito y más allá.

De consolidarse la pugna estamos ante una reedición de la recogida de firmas que sembrando vientos ha recogido tempestades

Harían bien en recordar ambos aspirantes al trono del macho alfa de la españolidad como y por qué nació el proceso. Aquellas recogidas de firmas del Partido Popular contra el Estatut, instalando mesas petitorias por toda España para pedir firmas «contra lo de Catalunya» para poder desgastar al entonces presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, acusándole de vendepatrias y cómplice de los separatistas fue la semilla de una sentencia del Tribunal Constitucional (TC) en el año 2010 que acabó galvanizando una avalancha de esteladas a partir del 2012.
Revanchismo al catalanismo

Con el independentismo desnortado, a base principalmente de errores propios que le han llevado a darse de bruces con la realidad, la competencia entre Partido Popular y Ciudadanos por el título del rojigualdo más apuesto puede desembocar en un ejercicio de revanchismo que incluya no sólo al independentismo, si no al catalanismo en su conjunto, contando dentro de éste a Catalunya en Comú y también a los socialistas, al menos en cuestiones tan nucleares como es la defensa del modelo lingüístico de inmersión escolar.

De consolidarse esta lógica del «yo más español que tu» entre Ciudadanos y Populares estaremos ante una reedición de aquella ignominiosa recogida de firmas que sembrando vientos ha recogido tempestades. Aunque lo peor es que lo saben, pero que tanto les da. 

Periodista. Josep Martí  es ‘calero’, es decir, de L’Ametlla de Mar. Es empresario y Periodista. Analiza la actualidad política en ‘El Periódico’, Rac1 y 8TV.

Temas

Comentarios

Lea También