Más de Opinión

En la muerte de Mn. Cabayol

ANTONI COLL I GILABERT

Whatsapp
En la muerte de Mn. Cabayol

En la muerte de Mn. Cabayol

Como una vela consumida se apagó ayer la vida de Mn. Josep Cabayol. Su apariencia frágil y la humildad que desprendía escondían la vida del gran misionero tarraconense en Ruanda y el Congo durante 40 años.

Nació en La Riera, fue párroco de pueblos como El Pla de Santa Maria, que le dedicó una calle; pero renunció a estos paisajes para sumergirse en Ruanda, donde la vida era insegura, hasta el punto de que en 1994, hubo un genocidio de tutsis, entre medio millón y un millón.

Durante décadas su tierra de nacimiento le ayudó en la tarea social en su tierra de elección. Construyó diez mil casitas en Ruanda, que levantaba el pueblo con planchas metálicas que compraba. Lamentaba nuestra descristianización. Su misa ruandesa no bajaba de 500 asistentes.

Temas

Comentarios

Lea También