Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion EDITORIAL

En política, lo bueno es mejor que lo perfecto

Alemania ha dado otra lección de capacidad de pacto. El interés del país por encima del de los partidos y los políticos

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Angela Merkel recibe flores por San Valentín. EFE

Angela Merkel recibe flores por San Valentín. EFE

Nuestra escasa madurez democrática se pone en evidencia cada vez que, por mor de los resultados electorales, se hace preciso poner en juego la capacidad de pacto de nuestras formaciones políticas. Sea cual sea el escenario, todo aquello que las urnas no dilucidan de forma inapelable se transforma en un calvario. Parece como si nuestros partidos políticos estuvieran programados para distinguir únicamente entre os colores: o el blanco o el negro. Y la política es precisamente el arte de gestionar las diferencias. Por muy alejadas que estén dos formaciones políticas, por muy distantes que sean los postulados de distintos líderes, cuando lo que está en juego es el interés general de país, los partidos políticos vienen obligados a entenderse. Alemania nos acaba de ofrecer otra lección. El pacto para formar gobierno ha sido doloroso, sobre todo para Angela Merkel, a la que su decisión de dejar el Ministerio de Finanzas en manos socialdemócratas recibió ayer la primeras críticas en las filas conservadoras, donde ha sido calificado de «un error político». El diputado Christian von Stetten, considerado miembro del ala más conservadora de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y presidente del grupo parlamentario encargado de defender los intereses de las pymes y empresas familiares, garantizó que ese traspaso de competencias no va a levantar «un estallido de entusiasmo» en el partido, pero Merkel ha puesto el interés general de Alemania por encima del de su partido, a sabiendas del nuevo desgaste electoral que ello le puede suponer. El grupo conservador lo forman la CDU y su ala bávara, la Unión Socialcristiana (CSU), cuyo secretario general, Andreas Scheuer, reconoció que el acuerdo de gobierno en materia económica no es «perfecto», aunque garantizó que es «muy bueno». Scheuer recordó que todo pacto de coalición se basa en compromisos y subrayó que la cartera de Economía, que incluye Energía, queda en manos de la CDU. Una cosa va por la otra. Deberían tomar buena nota nuestros políticos, tan cortos de miras.

Temas

Comentarios

Lea También