Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Encíclica contra Hitler

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

El domingo de Ramos de 1937, hace 80 años, Pío XI publicó su encíclica «Mit Brennender Sorge» (Con ardiente preocupación), en alemán, porque iba bien dirigida: el régimen nazi.

Por brevedad cito un párrafo: «Todo el que tome la raza, el pueblo, el Estado, o una forma determinada del Estado, y los divinice con culto idolátrico, pervierte y falsifica el orden creado e impuesto por Dios».

El Papa encargó un borrador al arzobispo de Munich, Von Faulhaber, que lo escribió a mano y en secreto. Llegado al Vaticano, lo endureció el secretario de Estado, Eugenio Pacelli, futuro Pío XII, que siempre fue anti-nazi, y el Papa Pío XI lo firmó.

El domingo siguiente, 21 de marzo, se leyó en 11.000 parroquias alemanas.

Goebbels prohibió su publicación, igual que sucedió en España. Hitler era desenmascarado año y medio antes de que UK, Francia e Italia firmaran con él el Pacto de Munich.

Temas

  • LA PLUMILLA

Lea También