Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Entendimiento difícil pero inexcusable

En casi todos los ayuntamientos se han alcanzado en algún momento acuerdos políticos para gobernar
Whatsapp

Pactar, acordar, dialogar, entenderse. Cuatro verbos que a partir del 25 de mayo no se van a caer de la boca de los líderes políticos y los candidatos municipales. Nadie, o casi nadie, va a poder gobernar en solitario en los ayuntamientos de las ciudades y las comunidades autónomas. La política tendrá que entrar en un territorio poco transitado hasta ahora en España, el del pacto. Los partidos, y también los ciudadanos, no tienen cultura pactista porque el acuerdo es visto, en cierta medida, como un desdoro. Una visión negativa que es fruto del deterioro de la imagen de los políticos y del desprestigio de la actividad pública por, sobre todo, los casos de corrupción. El pacto se asocia a pasteleo, cambalache, cambio de cromos, componenda o mercadeo. El entendimiento pasa por hacer concesiones recíprocas, una práctica muy poco habitual entre unos actores políticos más acostumbrados al trágala y a la imposición de sus postulados. El domingo que viene están en juego el gobierno de más de 8.000 consistorios y 13 comunidades autónomas, unos ámbitos en los que la cultura pactista está más desarrollada. En casi todas las autonomías y ayuntamientos se han alcanzado en algún momento acuerdos para gobernar. Pero en esta ocasión la proximidad de las elecciones catalanas previstas para septiembre y de las generales de noviembre, o a lo sumo diciembre, va a dificultar el entendimiento, tal como se admite en las direcciones de todos los partidos.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También