Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Entre el estupor y el partidismo

Triste competición en el Parlament para atribuirse el origen de la investigación del caso Innova
Whatsapp

Aún impresionados por la dimensión, características y sobre todo por el impacto en la imagen de la ciudad de la operación Curato-Cirugía, los reusenses asistieron ayer a otro espectáculo tan o más lamentable que el propio dispositivo policial. Me refiero a la triste competición en el Parlament para atribuirse el origen de la investigación del caso Innova. Y digo triste porque igual que el PP se ha equivocado intentando apuntarse un tanto por no haber puesto ningún obstáculo a la detención del exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato cuando más que un mérito esa era su obligación, también lo hacen aquellos que piensan que atribuyéndose la paternidad de una investigación cuyo final es aún incierto ganarán algún puñado de votos. Entre otras cosas, porque al resto de los comunes no se nos ocurre esperar una palmadita por cumplir con nuestro deber (en su caso lo sería denunciar ante la justicia lo que no consideren ajustado a la ley, cosa que no todos los partidos que ayer hablaron hicieron) y porque además, algunas de las formaciones que intentaron sacar pecho de su actuación en otros tiempos habían defendido, participado e intentado exportar el modelo de Innova.

Intereses partidistas aparte lo que sí es un clamor es que la resolución judicial no se eternice. En primer lugar, por las formas y por los detenidos. Tras semejante operativo, es lo mínimo que se puede exigir. Aclarar cuanto antes qué es lo que se está cuestionando y qué es punible. En segundo, por los profesionales que desarrollan su actividad en los ayuntamientos, empresas públicas y privadas afectadas por la investigación, que intentan desvincularse de la misma y desempeñar sus funciones como habitualmente pero que es evidente que están sufriendo en primera persona el cuestionamiento de un modelo considerado ágil y de éxito hasta hace poco. Por último, por el descrédito de una ciudad que en los últimos meses ha sido portada de informativos y diarios de tirada nacional por temas como éste, la mezquita o el Saloufest, que no se corresponden en absoluto con su día a día.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También