Más de Opinión

¿Errores o falta de criterio arbitral?

Los errores son inevitables, pero el estamento arbitral debería trabajar más profundamente la unidad de criterio.

Whatsapp

Ha tardado poco en quedar relegado a un segundo plano el debate sobre la implantación de la tecnología en los arbitrajes de los partidos de fútbol. La última jornada de Liga ha incendiado las tertulias a raíz de la polémica decisión del árbitro Gil Manzano de pitar penalti por unas manos de Bruno que todo el mundo juzgó como involuntarias, menos el árbitro, que es quien estaba más cerca. El reglamento vigente establece que unas manos dentro del área no pueden considerarse penalti si no hay voluntariedad. Es evidente que la descripción del principio que debe aplicarse tendrá siempre fronteras de difícil definición. La voluntariedad puede ser imposible de interpretar hasta para el protagonista de la presunta falta que, en el fragor de la tensión del juego, queda esclavizado por los actos reflejos. En tales situaciones no sirve de nada la tecnología. El debate persiste por encima de la claridad de las imágenes. Por tanto, más que debatir sobre el ojo de halcón, los organismos futbolísticos y arbitrales deberían abordar seriamente la unificación de criterios a la hora de aplicar el reglamento. Efectivamente la polémica forma parte del espectáculo futbolístico y los errores arbitrales son muy jugosos para las crónicas y las iras del público. Pero todo tiene un límite. El arbitraje español está haciendo gala de una proliferación preocupante de errores garrafales que deberían evitarse, so pena de perjudicar gravemente el desarrollo de la competición.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También