Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Escenas mexicanas. Entre seísmos, migrantes y abuelas guerreras

Elecciones. El país, todavía recuperándose de los terremotos de septiembre, se encuentra inmerso en la campaña presidencial, tras cerrar 2017 como uno de los más violentos de las últimas dos décadas

Lali Cambra

Whatsapp
La Mirada. Per Lali Cambra: 'México, se encuentra inmerso en la campaña presidencial, tras cerrar 2017 como uno de los más violentos de las últimas dos décadas'

La Mirada. Per Lali Cambra: 'México, se encuentra inmerso en la campaña presidencial, tras cerrar 2017 como uno de los más violentos de las últimas dos décadas'

Acapulco. Febrero de 2018. 2018, no 1950. Así que de glamour hollywoodiense, poca cosa. Acapulco se ha convertido en una de las ciudades más peligrosas del mundo y se disputa con obstinada persistencia, con Caracas (Venezuela), San Pedro Sula (Honduras) y San Salvador (El Salvador), los primeros puestos del ránking en los últimos años. Lejos de estar por turismo, pues, estaba en Acapulco por trabajo, conste. No deja de ser un destino privilegiado. Estábamos trabajando en el balcón de un séptimo piso cuando la terraza hizo unos movimientos extraños. Pero claro, lo extraño era que la terraza hiciera movimientos. ¿Era eso lo que pensé que era? ¿Es esto eso? Un par de sacudidas al balcón, a la silla, al suelo, y ya. Dos segundos, o así. Mi colega ni siquiera se enteró y yo apenas, pero los del resto del grupo, mexicanos, su cuerpo más en sintonía con la tierra que pisan por razones obvias, ya desfilaban para la puerta, ya nos exhortaban a seguirlos, a bajar por las escaleras, a salir a la calle y a esperar. 

El terremoto llegaba cinco meses después de los seísmos de septiembre en Chiapas y en Puebla, que afectaron gravemente también a la capital y que causaron más de 300 muertos. Ahora volvía a arremeter con intensidad en Oaxaca, en el sur. Tal vez porque en septiembre ya había hecho todo el daño que podía, no se registraron pérdidas humanas. O no directamente. Un helicóptero que realiza reconocimiento de daños, con el gobernador del Estado a bordo, se estrella y causa catorce muertos (el gobernador, indemne). Un símil perfecto para las muchas veces turbulenta relación entre los mexicanos y su Estado (u otros ciudadanos y sus Estados, dependiendo de momento, ciudadanos y Estados). 

Acapulco se ha convertido en una de las ciudades más peligrosas del mundo

Doña Simona acude al médico en un pueblecito del Estado de Guerrero, víctima de la dejadez y de la lucha por el control territorial entre grupos criminales, desaparecidos y asesinatos en el orden del día. Doña Simona tiene cerca de ochenta años, lleva vestido ligero rosa limpísimo y se ha puesto, me dice, su «sombrero de conseguir», una pamelita inmaculada y coqueta. Doña Simona, como buena abuela, tiene mucho por explicar y se aplica a ello. Conversamos por dos horas, mínimo. Me habla de sus chivos, que todavía pastorea y que le dan la vida, de un matrimonio infeliz, de sus hijos, y guiña el ojo al hablar de la violencia, de ajonjolí y frijoles. ¿¿??. Acuso el jetlag y requiero de varios guiños para entender: ajonjolí es marihuana y los frijoles, la amapola materia prima de la heroína, productos de exportación estrella de Guerrero. «Se pelean por la venta del ajonjolí, del frijol», dice. Doña Simona habla en código, sabia, porque se protege, porque quebrar el silencio es peligroso. También hemos acordado que Doña Simona se llame así, porque Simona no es su nombre. Y hay que proteger a las Doñas Simonas con sombrero de conseguir. México cierra 2017 como uno de los peores en números de muertes violentas, la gran mayoría directamente relacionadas con las actividades de los grupos criminales.

Los comicios de julio marcarán el fin de la presidencia de Peña Nieto

En Tenosique, Tabasco, en el sur del país, celebran un carnaval muy renombrado. Llegamos semanas tarde, pero se pueden comprar máscaras de Pochó y de Tigres, seres malignos que junto con las Pochoveras, bailan por las calles hasta que los malignos dejan de serlo, para lo que se deshacen de las máscaras, que han asimilado sus rasgos negativos. Es Tenosique lugar de paso de miles de migrantes que huyen de la pobreza y la violencia en Honduras, Guatemala y El Salvador. En la Tenosique enmascarada y en la ruta desde la frontera guatemalteca muchas veces los migrantes son asaltados por bandas criminales, sabedoras de que algo de dinero y algún teléfono móvil suelen llevar sus víctimas. En la Tenosique sin máscara se encuentra uno de los albergues que socorre a los migrantes en su ruta. Llegan exhaustos, atemorizados, muchos apenas salidos de la adolescencia, cada vez más mujeres y niños y hombres adultos desesperados. Agradecen una isla de calma, un momento de reposo para coger fuerzas y seguir el camino.

En los medios mexicanos se sigue hablando de muertos por el narco, pero ahora van llenos de noticias electorales. Los comicios de julio marcarán el fin de la presidencia de Peña Nieto. Se sigue moviendo la tierra en Oaxaca, ayer mismo. Consuela saber que Doña Simona anda con sus chivos por el monte

Periodista. Trabaja en Metges Sense Fronteres, donde cubre diversos países de África y Sudamérica. Antes hizo de corresponsal para medios estatales en Sudáfrica. Comenzó de periodista en Tarragona.

Temas

Comentarios

Lea También