Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

España no es Grecia

España es diferente porque gracias al esfuerzo de todos esquivamos el rescate
Whatsapp

Decir que España no es Grecia es una evidencia que puede resultar absurda si no hubiera intenciones aviesas de utilizar la propaganda en beneficio de intereses muy particulares. Por población, por historia, por economía, por muchas razones que no merece la pena enumerar podemos asumir e, incluso, entender que España no es Grecia por mucho que algunos pretendan equiparar a los dos países y a los dos pueblos en circunstancias, condiciones y comportamientos muy lamentables.

En los últimos tiempos, la crisis económica y financiera ha azotado a los dos países por un desmedido afán de consumo y crédito fácil gracias a los excedentes de la banca de los países del norte de Europa y a la ambición y avaricia de unos cuantos desalmados que no se detuvieron ante el engorde de una deuda ruinosa para poder enriquecerse de la manera más indecente y sin escrúpulos.

En ese caldo de cultivo siniestro y degenerativo han crecido opciones políticas con un discurso adaptado a lo que buena parte de la sociedad griega y española quieren oír aunque las propuestas sean del todo inviables en un mundo donde la realidad de la vida diaria dista mucho de los cantos de sirena embaucadores de quienes azuzan el fuego de la corrupción para una regeneración política y social cuando tienen a sus espaldas un pasado nada edificante y, lo que es peor, unas intenciones autoritarias y destructivas. Alexis Tsipras es ya el nuevo primer ministro del Gobierno griego y ahora tiene que cumplir los compromisos con los que ha logrado la confianza de una mayoría, casi absoluta, de los griegos. Sabe que no podrá hacerlo y tendrá que pactar con Bruselas más flexibilidad pero con los acuerdos existentes si quiere pagar las nóminas del gran número de funcionarios que tiene Grecia.

España es diferente porque gracias al esfuerzo y el sacrificio de todos los españoles esquivamos el rescate. También, gracias a la estabilidad política de una mayoría absoluta ahora desgastada. Pero las medidas y reformas emprendidas hacen que España no sea Grecia. Afortunadamente. Pero hay que ponerlo en valor.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También