Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Esperamos no volver a votar

No nos podemos permitir unas infraestructuras no acabadas, como la A-27

Conxa Manrique

Whatsapp

Han pasado unos días desde 26 de junio y los resultados electorales han sido prácticamente los mismos que los del 20 de diciembre.

El análisis es claro. El bloque de izquierdas, que incluye a PSOE y a Units Podem, ha sacado 5 escaños menos que en diciembre. En cambio, el bloque de la derecha o centro-derecha, que comprende a PP y Ciudadanos, ha sacado 5 escaños más. Según estos números urge la formación de un gobierno definitivo, que nos saque de la provisionalidad en que vivimos, y se empiece a hacer política en nuestro país, de tal manera que nos libere definitivamente de una crisis económica que todavía sufren las clases medias y trabajadoras.

Para que este deseo se cumpla es necesario sin embargo que el partido ganador, el PP, se ofrezca para la formación de gobierno y busque las alianzas necesarias a tal fin. Para ello el PP necesita el apoyo de Ciudadanos y otros partidos minoritarios. También otra posibilidad para formar gobierno sería la abstención del PSOE.

En estos días de resaca electoral solo se perciben gestos y negativas a la hora de pactar un acuerdo de investidura. El discurso de Ciudadanos de dar apoyo al PP solo si renuncia a la presidencia Mariano Rajoy, es ya insostenible a la vista de la victoria y el aumento de votos del PP y, por contra, la pérdida de escaños de Ciudadanos. El discurso del PSOE es no a la investidura y no a la abstención. Pero dadas las circunstancias actuales parece que el PSOE se está excediendo pues si mantiene esta postura pasaría a la posterioridad como el partido que propició unas terceras elecciones. Insisto en que no podemos quedarnos en la incertidumbre. Es necesaria la investidura a la primera. Es la hora de dialogar y pactar, tener sentido de estado, evitando intereses partidistas, pensar en la ciudadanía, la economía y las necesidades del territorio, pero no en clave del ciclo electoral, es decir a corto plazo de 4 años, sino con visión más lejana de 10 ó 15 años, es decir, con visión de futuro y de país.

Tampoco nos podemos permitir una Ley de Educación cada 4 o 8 años, ni unas infraestructuras iniciadas y no acabadas, como es el caso de la A-27. O un corredor del Mediterráneo o el tercer carril que aún no es una realidad para la ciudad de Tarragona, lo que disminuye el potencial económico y crea dudas en relación al modelo turístico del territorio, etc. Otro tema de debate no menos importante, es la provisionalidad del Gobierno de la Generalitat, que no consigue aprobar los Presupuestos, o la próxima moción de confianza al presidente, el mes de Septiembre. Y para finalizar hay que preguntarse qué pasa con hoja de Ruta a la Independencia, cuales son los planes concretos y las posibilidades reales, si los patrocinadores creen en el proyecto...

Por todo esto pedimos a todos los políticos que sean serios y se pongan a trabajar por Cataluña y el Estado español y pasar de la provisionalidad a la acción.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También