Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Estaba en su naturaleza

Señor Pellicer, no pida al PP la responsabilidad que usted no ha tenido
Whatsapp

El Partido Popular de Reus obtuvo un importante caudal de votos en la pasadas elecciones municipales de 2011. Nuestro municipio se enfrentaba a retos no pequeños de saneamiento de las finanzas municipales, recuperación del pulso de la ciudad y erradicación de la corrupción. En lugar de esconder la cabeza y desacreditar cualquier iniciativa desde la oposición decidimos intentar construir junto al partido mayoritariamente votado, Convergencia i Unió, un proyecto de ciudad. No quiero detenerme en el reguero de deslealtades de ese partido con el Partido Popular, que hunde sus raíces en la democracia constitucional y tiene ocasión de reverdecerse cada vez que a los convergentes les hacen falta nuestros votos: ruptura de pactos de Tarragona, traición en Salou o burla en el Parlament de Catalunya tras el apoyo leal del Partido Popular, que prefirió ignorar que Mas había ido al notario para jurar que nunca pactaría con nosotros. No me duele hacer autocrítica. La primera vez que alguien te engaña, es culpable. La tercera, cuarta, quinta…el culpable no es otro que quien pacta con quien es incapaz de mantener un compromiso. Por eso nos extrañaba que el Alcalde Pellicer honrara su palabra y su pacto y terminara la legislatura con quien le ha ofrecido lealtad, capacidad de gestión y apoyo para que pudiera gobernar. Alcalde: rompiendo el pacto solo ha seguido un guión previsible. No nos ha decepcionado. Habrá que pensar que, como la fábula del escorpión que termina clavando su aguijón en el compañero de viaje que le ayuda a cruzar el río, ¨estaba en su naturaleza¨. Donde sí esperamos algo más de su estatura política es en las excusas utilizadas para justificar la ruptura del pacto. Básicamente nos ha acusado de no infringir la ley al hilo de su delirio soberanista, y de haber ofendido al líder de su partido presidencialista, ese que gobierna para menos de la mitad de los catalanes saltándose las normas que todos nos hemos dado.

En política no todos somos iguales y las personas para quienes trabajamos deben saberlo. Nada más fácil para mí y para mi grupo político que dejar que quien no nos quiere en el gobierno se apañe solo con los presupuestos de empresas municipales que gestionan servicios básicos para el ciudadano de Reus, a los que sí hemos dado apoyo.

Pero, señor Pellicer, no pida al PP la responsabilidad que usted no ha tenido. No queremos ser cómplices de la irresponsabilidad de un alcalde que rompe un pacto pensando en unas siglas y no en sus ciudadanos, un alcalde que hace prevalecer un interés personal, sin tener en cuenta la viabilidad de los presupuestos de su ciudad, aquello que atañe a los reusenses.

En política no valen solo los relativismos ni los oportunismos, Sr. Pellicer. O no valen siempre. Hay Principios como la lealtad, el bien común, el honrar a la palabra dada… En virtud de ellos, para el Partido Popular de Reus, los ciudadanos de Reus siempre estarán por delante de cualquier presidente, y sus necesidades y anhelos por encima de las pequeñas miserias de un alcalde secuestrado por las siglas de su partido.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También