Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Estación: pájaro en mano

La supresión de la barrera ferroviaria para liberar la fachada marítima de Tarragona sigue siendo el eterno sueño de la ciudad
Whatsapp

La representación del Ayuntamiento de Tarragona, con el alcalde Ballesteros a la cabeza, ha vuelto de Madrid con el compromiso de inversión en la estación de tren de la ciudad. No se trata de ninguna actuación portentosa que situará el equipamiento al nivel que requieren los tiempos. Estamos hablando de aplicar unas obras mínimas para que los andenes dispongan de ascensores y escaleras mecánicas, algo que hoy en día tiene cualquier servicio público. La ansiada pasarela para salvar la barrera de las vías correrá a cargo del Port. Pese al compromiso arrancado de que este mismo año se licitarán las obras, el alcalde no quiere bajar la guardia de las movilizaciones ciudadanas. Las actuaciones urgentes que se reclaman son la compensación mínima por haber aceptado la solución ‘urgente’ del tercer carril, un servicio reclamado por el mismo Port y por la industria química para acercar Europa en materia de transporte de mercancías. No es la solución que se pedía, pero en estos momentos de crisis es la menos mala y la que puede dar respuesta en tiempo razonable a la necesidad del ancho europeo. En este caso el acto de fe del Ayuntamiento consiste en creerse que la solución del tercer carril es provisional y que el objetivo final es que pasen por el interior con el fin de poder liberar la fachada marítima de la barrera ferroviaria. El alcalde ha optado por la fórmula del pájaro en mano. Abrir Tarragona al mar sigue siendo un sueño.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También