Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Europa escarmienta con Grecia

Europa debe pasar de un sistema de instituciones más o menos sincronizadas a unas instituciones europeas comunes
Whatsapp

Las grandes dificultades que la zona euro ha encontrado en la solución del problema griego, que ha mostrado con crudeza las insuficiencias estructurales del proyecto europeo, han terminado de convencer a los escépticos de la necesidad de emprender una nueva reforma económica del espacio de 19 países que forman actualmente la Eurozona. Se trataría de ir más allá de los Tratados de Maastricht y de Lisboa, que han dado de sí todo lo que podían, y de avanzar en la dirección federal. Para ello, los cuatro presidentes de las instituciones europeas -la Comisión, el Consejo, el Eurogrupo y el BCE- a los que se ha unido el presidente del Parlamento Europeo, han redactado un primer documento, Realizar la unión económica y monetaria, que ha sido conocido por el Consejo Europeo de esta pasada semana y que pretende, textualmente, «pasar de un sistema de normas y directrices para la elaboración de las políticas económicas nacionales a un sistema que implique compartir más soberanía en el seno de instituciones comunes». Dicho de otro modo, se pasaría de unas instituciones nacionales más o menos sincronizadas a unas instituciones europeas comunes. O, en palabras de Mario Draghi, se trataría de «avanzar desde el sistema actual de coordinación mediante normas a un proceso conjunto de toma de decisiones en el seno de unas instituciones comunes». Europa se mueve, y se vislumbran ciertos avances que nos protegerían de grandes crisis como la que acabamos de vivir.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También