Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Europa, una vergüenza

Whatsapp

Europa se quiere blindar. El famoso ‘espacio Schengen’, ese por el que podemos circular todos los europeos, -sólo los europeos, no se engañen-, se ve amenazado. Desde que ha empezado el año casi 300.000 inmigrantes han llegado al continente en busca de una vida mejor, huyendo de la miseria y, sobre todo, de la guerra siria, un conflicto que se inició a principios de 2011 y que a día de hoy no tiene visos de acabarse. Una guerra que, como tantas otras, ha pasado sin pena ni gloria para Europa y Occidente. Hasta ahora, cuando han empezado a llamar a la puerta en masa esas personas que se encuentran entre el régimen de Al Asad, que los masacra, y el Estado Islámico, que hace lo propio. Ahora sí que es nuestro problema. Macedonia, ante la avalancha, los recibió con gases lacrimógenos. En Alemania, unos resurgidos neonazis también los esperan y en Calais, David Cameron, quien calificó a los inmigrantes poco menos que de insectos, ya está pensando junto con Francia en barrar bien la frontera, no sea que a través del Eurotunnel se hagan un poco más europeos. Atrás, sin embargo, ya hemos dejado cientos de personas encaramadas a la valla de Melilla y otros tantos cadáveres enterrados en el Mediterráneo. ¿Hasta cuándo? ¿En qué momento dejaremos de mirar para otro lado, como si no fuera con nosotros? Porque, está claro que si los líderes europeos no afrontan la cuestión en origen, ésta no sólo no se solucionará sino que empeorará. Y cada día que pasa, más rostros, más lágrimas, más niños y más familias desoladas nos harán ser un poco menos humanos, si es que ya nos queda algo.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También