Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion EDITORIAL

Exhumar a Franco y pasar página

Todos los partidos tratan de sacar provecho de un asunto que España tenía que haber resuelto hace muchos años

Diari de Tarragona

Whatsapp
El Valle de los Caídos dejará de ser el mausoleo de Franco. EFE

El Valle de los Caídos dejará de ser el mausoleo de Franco. EFE

E l Gobierno aprobó ayer viernes en la reunión del Consejo de Ministros, tal y como se había comprometido el presidente Pedro Sánchez, la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos. La decisión se llevará a cabo mediante un decreto ley que deberá ser validado por el Congreso de los Diputados antes de 30 días para modificar la Ley de Memoria Histórica que se aprobó durante la legislatura del anterior presidente socialista Rodríguez Zapatero. La adopción de esta fórmula tiene como objetivo evitar que un recurso judicial de la familia o de cualquier otra entidad pudiera vetar la exhumación y provocar una batalla judicial que podría alargarse mucho tiempo. Tanto PP como Ciudadanos han anunciado que no validarán el decreto ley en el Congreso porque «no hay ninguna urgencia», según los primeros, y porque se trata de «una columna de humo», según los segundos. ERC, por su parte ha supeditado su voto imprescindible a que se anulen los juicios franquistas, como el que condenó a muerte al president Lluís Companys. La exhumación de los restos de Franco es una medida que en su día ya aprobó de manera unánime la Cámara parlamentaria. Es insostenible que un país de la Unión Europea mantenga un monumento funerario a un dictador. Pese a esta evidencia, ningún partido ha querido perder la oportunidad para sacar provecho propio estrujando la expectación que ha generado el tema. Los socialistas contentan a sus seguidores y desvían la atención de otros incumplimientos como la derogación de la reforma laboral, la publicación de los beneficiados por la amnistía fiscal o el impuesto a la banca. El PP ha visto la ocasión que ni pintada para reforzar su giro hacia la derecha más extrema mediante un gesto que le dará votos en una parcela de electores que estaban huyendo hacia Ciudadanos. Al margen de oportunismos partidistas, este país está obligado de una vez a dar carpetazo a uno de los períodos más oscuros de su historia y que todavía mantiene abierta su más escabrosa simbología caduca.

Temas

Comentarios

Lea También